La nota curiosa del día la protagoniza un árbitro de fútbol de categorías juveniles en Bielorrusia que tuvo que ser retirado del campo antes de comenzar un partido por intentar dirigir el encuentro completamente borracho. El pobre ni siquiera podía aguantar el equilibrio, se fue ovacionado del campo.