De Bruyne mata a un Sevilla compasivo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

De Bruyne Sevilla
El Sevilla se ha complicado la vida en la Champions League. Y eso que ayer hizo un buen partido, como mínimo para merecer un empate en el Etihad Stadium. Sin embargo, en el fútbol lo que cuentan son los goles, y al Manchester City no le hizo falta tener la pelota para llevarse los tres puntos.

Vitolo y Konoplyanka se gustaron

En la primera parte los de Unai Emery se gustaron. Salieron por descaro a por la victoria y tuvieron su merecido premio en el minuto 30. Los dos hombres más activos, Vitolo y Konoplyanka, protagonizaron una jugada que acabó con Joe Hart recogiendo el balón de su portería.

El de Las Palmas condujo la jugada por banda derecha y puso un centro atrás que encontró la pierna derecha del ucraniano. Éste no se lo pensó y disparó ajustando el balón al máximo para subir el 0-1 al electrónico.

Gol de Rami en propia puerta

Se las prometía muy felices el Sevilla porque el partido estaba donde quería, pero al City no se le puede regalar ni media oportunidad. Por eso seis minutos más tarde llegó el empate en una jugada desafortunada. Sergio Rico acertó a despejar un disparo de Raheem Sterling tras una sensacional internada de Yayá Touré, pero no pudo hacer lo propio con un rebote que acabó en gol. Wilfried Bony estuvo más rápido que Adil Rami, que sin quererlo acabó marcando en propia puerta.

Iborra y Otamendi

El talento de De Bruyne

Kevin Gameiro perdonó demasiado. La segunda parte pudo ser otra cosa si el francés hubiera sido efectivo, pero no fue capaz de batir a Joe Hart y dejó con vida a un equipo plagado de estrellas. ¿Qué pasó? Pues que el City se llevó los tres puntos en un contraataque comandado por Yayá Touré, que se la dio a Kevin De Bruyne para que inventara algo. El belga, en plan Leo Messi, encaró a un Iborra que estaba más preocupado de no tocar el balón con la mano que de tapar la portería. Por eso el quiebro del ex del Wolfsburgo le sorprendió, como también lo hizo el disparo que se sacó con su pierna menos buena para poner patas arriba el Etihad Stadium. Así de cruel es la Champions.

La Juve no pudo con el Gladbach

La Juventus evidenció que no vive su mejor momento, aunque el empate de anoche no es tan malo como parece teniendo en cuenta que el Borussia Mönchengladbach ha mejorado mucho. En la Bundesliga han ganado cinco partidos de forma consecutiva y llegaban al Juventus Stadium con la esperanza de como mínimo puntuar. Se echaron atrás todo lo que pudieron y volvieron a casa con un 0-0 que terminó con la racha de Álvaro Morata, que había marcado en sus últimos cinco partidos de Champions.

Los italianos son líderes con 7 puntos, uno más que el Manchester City. El Sevilla tiene 3 y el Gladbach es colista con uno. De ahí que el próximo compromiso de los de Emery, ante el City en el Sánchez Pizjuán, sea trascendental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *