Algunos futbolistas no necesitan que llegue el Día de los enamorados para mostrar su afecto, ya sea a un compañero, a un contrario o al mismísimo árbitro. Recopilamos algunas escenas de amor entre ellos entre jugadores potencialmente gays.

Nadie se olvida de la famosa celebración del Barcelona tras ganar su tercera Liga con el Barça. El búlgaro Stoichkov besó a Kooeman, en una juerga que aun sigue dando mucho que hablar.

Pero gesto de cariño más bonito que hemos visto sobre un terreno de juego fue el de Vaderrama y Míchel en el Bernabéu. El madridista le tocó sus partes al jugador colombiano del Valladolid con la intención de que éste perdiera los nervios pero parece que le gustó.