La ‘otra’ Eurocopa: cuando el balón llega al parqué de las Bolsas

Share on Facebook3Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Eurocopa 2016
Alemania y Francia representaron en la segunda semifinal de esta Eurocopa 2016 un duelo total en lo futbolístico, siendo posiblemente las dos mayores potencias y las dos favoritas de entre las 24 selecciones que tomaban parte en esta competición; pero, además, el encuentro entre ambos fue también un cara a cara económico entre las dos mayores firmas de ropa deportiva que conoce el mundo del fútbol: Nike y adidas.

Guerra de patrocinios

Hasta el 2008 pensar en la selección francesa de fútbol era pensar en adidas, pero en ese año Nike llegó a un acuerdo con el equipo bleu que vincularía a ambas organizaciones desde 2011 hasta 2018. Y dicho acuerdo fue el comienzo de las hostilidades entre los dos bandos más potentes a día de hoy en el fútbol europeo: los teutones de adidas y los galos de Nike. Un enfrentamiento que, como no podía ser de otra forma, traslada sus resultados al campo económico. Las acciones de cualquiera de las dos firmas de ropa deportiva, tanto las de la originaria de Portland como las de la nacida en Alemania (que cotizan en la bolsa de Nueva York y en la de Frankfurt, respectivamente), fluctúan en gran parte debido al éxito de sus acuerdos comerciales con los diferentes equipos que patrocinan y, de ahí, el enorme impacto que pueda tener en el devenir de los mercados un enfrentamiento como el de estas semifinales.

De hecho, es notorio, especialmente en el caso de adidas, la influencia que los resultados tanto de la selección alemana como los de Gales, otra de las selecciones semifinalistas, han tenido en la cotización de los valores de la compañía. Si el 10 de junio, día de la jornada inaugural de la competición, las acciones de adidas rondaban los 118 euros, pocos días después, horas antes de la celebración de las semifinales en los que dos “equipos de la firma” como Gales y Alemania iban a tomar parte, las valoraciones habían llegado a casi los 129 euros. Un ascenso cuantioso y que se puede comprobar a simple vista.

camiseta Coman
Y es que, ya sólo por el número de camisetas que pueda vender una selección campeona de Europa, por la imagen que un título así otorga tanto al combinado nacional como a la marca que lo viste y, en definitiva, por la publicidad global que el evento supone, la importancia de la Euro 2016 es supina en términos económicos para cualquier firma de ropa deportiva.

Y, obviamente, éste no es el caso únicamente de la ropa deportiva.

Un torneo de repercusiones infinitas

Porque tal y como muestra este artículo de la web de IG Markets, la influencia en la economía francesa de un torneo como la Eurocopa es completamente masiva. Según el ministro de deportes francés, Patrick Kanner, el impacto puede ser de unos 1.200 millones de euros, repartidos entre los más diferentes sectores de la economía.

aficionados islandeses
Obviamente, uno de los espacios más beneficiados será el de la industria turística, con compañías hoteleras como Accor, Ibis, Holiday Inn, Best Western, Pierre & Vacances y otras muchas más que seguramente obtendrán unos beneficios leoninos de cara al próximo trimestre económico. Sin duda alguna, tanto para el negocio hotelero como para aerolíneas con alta exposición al mercado francés, la Eurocopa ha servido como una especie de revitalizante tras el desplome que supuso la ola de atentados que tuvo lugar el pasado año.

Pero el movimiento económico constante que provoca la Eurocopa no se acaba en el sector turístico, sino que, como decíamos, albergan los espacios más diversos de la economía. Sólo por la compra de los derechos televisivos en España, el grupo Mediaset llegó a pagar a la UEFA unos 45 millones de euros. Una cantidad que representa habla por si sola sobre los beneficios que el evento le puede aportar a una cadena televisiva (sobre todo en espacios publicitarios, pero también a nivel de imagen e influencia) cuando los derechos de retransmisión de un torneo que no dura ni un mes rozan los 50 millones.

Todo un negocio, el de la Eurocopa, que se acabará por desvelar cuando las diferentes compañías y organizaciones que han podido meter la mano en ella hagan públicos sus últimos resultados económicos. Ahí será cuando, realmente, veremos hasta donde ha llegado la onda expansiva (a nivel económico) de estas cuatro semanas de fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *