Los atléticos temen la marcha de un Dios llamado Simeone

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Diego Simeone
Manifestaciones contra las injusticias y la corrupción no, pero sí para pedir que un entrenador de fútbol se quede. Es lo que sucedió ayer por la tarde en los aledaños del Vicente Calderón, donde centenares de personas se dejaron la voz para animar a los suyos y convencer al Cholo Simeone, que en estos momentos está en pleno proceso de reflexión sobre su continuidad.

De perdedores a ganadores

El técnico argentino cambió la historia del club con su llegada en diciembre de 2011. Transformó un equipo perdedor e ilusionó a todos los aficionados del Atlético de Madrid. Lo hizo a base de carácter y las victorias no tardaron en llegar. De hecho, desde su nombramiento ha sido capaz de conquistar cinco títulos: una Copa del Rey, una Liga, una Supercopa de España, una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa.

Dos mazazos que no olvidará

Ser un ganador nato no le ha permitido digerir las dos finales de la Champions League perdidas ante el eterno rival, el Real Madrid. Tras la de Lisboa se levantó, pero la de Milán le ha dejado mucho más tocado. Por eso dijo en rueda de prensa que quería tomarse un tiempo para pensar, aunque no quiso entrar en valoraciones más profundas porque hacerlo en caliente nunca es una buena idea.

Exige fichajes de renombre

Hoy sabemos que su continuidad pasa por un esfuerzo económico de la directiva. No para cobrar más, que seguramente también. Lo que está reclamando es que se fichen a jugadores de primer nivel, para lo cual tendrán que desembolsar cantidades superiores a los 50 millones de euros en fichajes y sueldos que deberían rondar los 10 kilos por temporada sí o sí. Es como está el mercado ahora mismo.

Diego Simeone Gijon
Enrique Cerezo hará todo lo posible para complacer sus deseos. El problema es que hoy por hoy no pueden competir a nivel de presupuesto con Real Madrid, Barça, Bayern de Múnich y compañía. Simeone no es tonto y lo sabe, así que es probable que se conforme con tres o cuatro fichajes de nivel sin que necesariamente estemos hablando de súper estrellas. El regreso de Diego Costa, por ejemplo, sería una inyección de moral.

¿Ha llegado la hora de decir adiós?

Su amor por el Atlético es incondicional y eso le ha mantenido en nómina. Sin embargo, ha recibido ofertas para dirigir plantillas más poderosas cobrando mucho más que ahora. Por eso, y porque perder dos finales de la Champions es muy doloroso, en los próximos días podría oficializarse un adiós de los que duelen. Encontrar a un entrenador tan comprometido con la causa les va a costar una barbaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *