El precioso gesto de un niño portugués que consoló a un aficionado francés

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

aficionado portugues y frances
La Eurocopa de Francia nos ha dejado imágenes repugnantes, como la de los aficionados ingleses y rusos liándose a tortas por las calles de Marsella. Sin embargo, también han dado la vuelta al mundo otras imágenes que nos han permitido ver el lado bonito del fútbol, el que se aleja de la violencia para recordarnos que no es más que un deporte que debería unirnos.

Un ejemplo para todos

Cuando acabó la final que disputaron Francia y Portugal se pudo vivir uno de esos momentos que a uno le ponen la piel de gallina. En una de las fan zones habilitadas, un aficionado francés lloraba desconsoladamente por la derrota de los suyos, que no fueron capaces de batir a Rui Patrício a lo largo de los 120 minutos que duró el partido con la prórroga incluida.

Un amigo suyo fue incapaz de hacerle ver que no era para tanto, así que se alejó y le dejó llorar tranquilo. No pensó lo mismo un niño portugués que estaba contento por la victoria, pero triste por ver a ese chico pasándolo tan mal. Le agarró la mano, le animó y se fundieron en un abrazo ejemplar que está dando la vuelta al mundo.

No hay que olvidar que el fútbol es un deporte que se inventó como entretenimiento, no como algo que te haga sufrir. Te puedes poner nervioso deseando que ganen los tuyos, pero nunca hay que pillar un berrinche de semejantes características. Al fin y al cabo, los despertadores han sonado con la misma intensidad que siempre en Lisboa, Oporto, Braga y todos los municipios que componen Portugal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *