Ranieri quiere retener a sus estrellas

Share on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Ranieri y Vardy
Mientras los aficionados del Leicester City viven en una nube y celebran el título conquistado en la noche del lunes, los directivos del club trabajan a destajo para confeccionar una plantilla competitiva de cara a la temporada que viene. Fichar no es lo que más les preocupa porque estamos hablando del campeón de la Premier League, pero hay algo que sí les quita el sueño.

Me refiero al hecho de mantener a sus mejores jugadores. Jamie Vardy, Riyad Mahrez y N’Golo Kanté son tres futbolistas fundamentales dentro del esquema de Claudio Ranieri, que no ha tardado en pedir un esfuerzo económico para mejorar sus contratos y asegurar su continuidad.

Ofertas tentadoras

Los tres tienen buenas ofertas y ganas de jugar en un grande. Puede que se dejen llevar por sus sentimientos y continúen una temporada más, pero lo más normal es que acaben fichando por un gigante europeo, donde se asegurarán un sueldo más elevado y la posibilidad de ganar títulos sin recurrir a milagros.

El técnico romano ve a los suyos como si fueran sus hijos y echará de menos a cualquiera de ellos. No les va a negar la salida, pero hará todo lo posible por convencerlos:

Si uno de mis jugadores se me acerca y me dice que se quiere ir, intentaré que se quede. Le diré que vaya con cuidado. Espero que podamos retener a todos los jugadores, especialmente los once titulares.

Ranieri y Kante
Los tres que he mencionado anteriormente tienen buenas ofertas de equipos de la Premier y de otras ligas. Incluso Kasper Smeichel, al que no considero un porterazo, está en el punto de mira de algún que otro grande. Por eso será complicado que volvamos a ver un Leicester City idéntico al de esta temporada.

Una temporada muy larga

A Ranieri, lógicamente, también le preocupa el hecho de quedarse sin fondo de armario. Jugar una temporada en la Champions League es muy exigente y no solo es necesario tener a once jugadores muy buenos. Necesitas banquillo para afrontar otras competiciones, ya que eso es lo que suele pasar factura a los equipos que no están acostumbrados a jugar en Europa. Mantener las piernas frescas jugando cada tres o cuatro días no es cualquier cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *