El Bayern gana el Mundial de Clubes


El Bayern de Múnich ya sabe lo que es ganar un Mundial de Clubes. Con Pep Guardiola, que ya ganó uno con el Barça, han saboreado un título que no les ha costado mucho levantar. Lo que les costó fue ganar la Champions League, pero en Marruecos se han paseado en los dos partidos que han disputado.

Su rival, el Raja Casablanca, había llegado a la final tras derrotar al Auckland, al Monterrey y al Atlético Mineiro. Jugaban en casa y querían darle una alegría a su afición, pero no fueron capaces de completar su gesta y perdieron por 2-0 ante el actual campeón del viejo continente.
SEGUIR LEYENDO “El Bayern gana el Mundial de Clubes”

Bayern de Múnich y Raja Casablanca jugarán la final del Mundial de Clubes


El Atlético Mineiro no pudo con el Raja Casablanca en la segunda semifinal del Mundial de Clubes. Los brasileños eran favoritos por plantilla, pero los locales volvieron a dar la sorpresa y se clasificaron para la gran final tras una trabajada victoria por 3-1.

Mouhssine Iajour marcó el primer gol del partido en el minuto 51. El delantero centro marroquí definió de maravilla un contraataque que pilló en bragas a la defensa del Atlético Mineiro.
SEGUIR LEYENDO “Bayern de Múnich y Raja Casablanca jugarán la final del Mundial de Clubes”

Jugadores del mismo equipo a puñetazos

Muy buen ambiente no hay en el Khouribga pese a que hasta esta semana eran los líderes de la liga marroquí. Se enfrentaron ante el Raja Casablanca y perdieron por 1-2, aunque lo peor de todo fue que dos jugadores del mismo equipo se liaron a puñetazos. La cosa no pasó a mayores, pero Ismail Kouchame fue expulsado por agredir a su compañero Mohamed El Askri.

Desgraciadamente, esta no es la única pelea que se ha producido entre dos jugadores del mismo equipo.

Jugadores del Raja Casablanca agreden al árbitro


Lamentable lo que sucedió el pasado domingo durante el partido de la Liga de Campeones de África que enfrentó al Raja Casablanca marroquí y al Petro Luanda angoleño. Los primeros quedaron eliminados después de perder por 1-0 el partido de vuelta de los trentaidosavos de final (en la ida habían empatado a uno).

Lo peor de todo se produjo al término del partido, cuando los jugadores del Raja Casablanca empezaron a agredir al árbitro, escupiéndole y dándole patadas. Afortunadamente la cosa no pasó a mayores, aunque los jugadores implicados serán duramente sancionados.