Portugal golea a Corea del Norte


Portugal ha pasado literalmente por encima de Corea del Norte, sin contemplaciones. La selección portuguesa destrozó al sistema defensivo de Corea del Norte al golear 7-0, con una segunda parte de gran fútbol y en la que Cristiano Ronaldo volvía a ver puerta tras 16 meses de sequía con su país. Portugal salió convencido que la victoria iba a ser suya, estaban obligados a ganar para asegurar su pase a octavos y lo consiguieron dándose un festín de esos que no se olvidan.

Tras el mal partido ante Costa de Marfil, el seleccionador Carlos Queiroz cambió a tres jugadores del once titular y apostó por el valencianista Miguel, el atlético Simao y Hugo Almeida, mientras que Tiago ocupó el puesto del lesionado Deco. La jugada le salió redonda. Simao marcó el segundo, Hugo Almeida el tercero y Tiago dio la asistencia del primero y marcó el cuarto y el séptimo.

Los norcoreanos no querían salir a defensiva y se desplegaron con una estrategia mucho más abiertos en el campo que días antes contra Brasil, lo que facilitó el trabajo al combinado luso. El enfoque ofensivo mostró nuevamente sus problemas en los balones interiores, algo que supuso que Raúl Meireles abriera el marcador. Los goles iban cayendo como losas para los de Corea del Norte, mientras que Cristiano Ronaldo ponía el cuarto. Estos siete tantos suponen el mayor triunfo portugués en la historia de los mundiales.

La desaparición de varios jugadores de Corea del Norte


Cosas más raras se han visto en un Mundial pero lo de Corea del Norte es para sospechar. Sin duda se trata de una selección peculiar. Primero intentó engañar a la FIFA incluyendo a un delantero falsificando su posición en la lista de 23 jugadores para la gran cita futbolística, la respuesta fue tajante: si el entrenador quiere alinear al ariete podrá hacerlo, pero sólo de portero, posición en la que fue sido inscrito.

Curiosamente el mismo portero-delantero llamado Kim Myong Won actualmente se encuentra en paradero desconocido, junto a otros tres compañeros: los centrocampistas Kim Kyong Il y Pak Sung Hyok, y el delantero An Chol Hyok. Al parecer, los futbolistas habrían aprovechado la llegada a Sudáfrica del equipo norcoreano para desertar del país comunista. Por lo que todo hace pensar que estos jugadores norcoreanos han decidido no volver al país asiático, donde gobierna el dictador comunista Kim Jong Il.

Pese a todo, Corea ha querido desmentir esos rumores. Corea del Norte jugará el próximo lunes su segundo partido del grupo G contra Portugal en Ciudad del Cabo. La delegación norcoreana en el Mundial de Sudáfrica está siendo la que menos se muestra abierta para los medios de comunicación. Por algo será.

Mientras los cuatro futbolistas se alejaban de su selección, uno de sus compañeros derramaba lágrimas mientras sonaba el himno justo antes del partido del debut: Jong Tae-Se. Precisamente los padres de este jugador son surcoreanos, pero él vive y fue criado en Japón y de hecho, jamás ha pisado Corea del Norte. Esos coreanos son lo más raro que se ha visto nunca.