Desastre en Anfield: Liverpool 4-0 Barça

Liverpool-clasificacion-final
Una eliminatoria de Champions no se puede dar por ganada por muy bien que lo hayas hecho en el partido de ida. Eso es algo que el Barça debió tener en cuenta antes de viajar a Anfield tras vivir una dolorosa eliminación en Roma. Sin embargo, no aprendió y eso dio alas al Liverpool de Jürgen Klopp, que no tiró la toalla pese al 3-0 de la ida y pese a no contar con Mohamed Salah y Roberto Firmino por lesión.

Todo es posible en Anfield y con Klopp

El Liverpool es uno de esos clubes que están hechos con otra pasta. Las noches gloriosas se viven como en ninguna otra parte, y más si tienes a un tipo como Klopp en el banquillo. El alemán y el público contagiaron a sus jugadores, aunque lo se vivió ayer no solo fue mérito de los ‘reds’ ya que el Barça firmó un partido horrible, con demasiados errores y despistes que hicieron posible la remontada.

El primer error de la noche

Divock Origi hizo el primero, el que hizo creer a quien daba la eliminatoria por perdida. El belga anotó el 1-0 en el minuto 8 tras un error de Jordi Alba que terminó con Marc-André ter Stegen rechazando un balón a sus pies, lo que le permitió rematar a placer.

gol-Wijnaldum
El Barça no llegaba con facilidad a las inmediaciones de Alisson Becker, aunque cuando lo hacía era capaz de generar mucho peligro. Eso sí, el meta brasileño, que desde hoy es la gran bestia negra de los catalanes por lo que también logró cuando estaba en la Roma, paró todo lo que tuvo que parar demostrando que es uno de los mejores del mundo en su posición.

Wijnaldum fue decisivo

Tras la reanudación llegó el milagro. Klopp dio entrada al holandés Wijnaldum, quien no tardó en aprovechar la oportunidad para igualar la eliminatoria con un doblete en menos de tres minutos. Primero rematando un buen centro desde la banda derecha de Alexander-Arnold en el minuto 54, y poco después cabeceando sin oposición un centro de Shaqiri llovido desde la banda izquierda. Anfield estalló de alegría y el Barça se mostró sin ideas y con mucho miedo a encajar el cuarto.

Origi-4-0

Ridículo colectivo en el cuarto de los ‘reds’

Los futbolistas del Liverpool apretaban y apretaban. No dejaban que el Barça se hiciera con el control del balón. Iban como motos, con una motivación que pocas veces he visto en mi vida. Todo lo contrario que los de Ernesto Valverde, que regalaron el 4-0 en un córner por falta de intensidad. Dejaron a Origi solo y dieron la espalda a Arnold, que no iba a poner en juego el saque de esquina, pero vio una oportunidad tan grande que se la puso a su compañero para que anotara el cuarto y definitivo. Bochornoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.