El Atlético golea a un Milan que no levanta cabeza

jugadores Atletico celebrando un gol
El Atlético de Madrid no tuvo problemas para derrotar al Milan en el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League. Está muy bien decir que los italianos tienen mucha historia y son un equipo respetable en cualquier parte del mundo, pero con la plantilla que tienen hasta un equipo de la zona baja de Primera División podría meterle mano.

El 0-1 de San Siro era un buen resultado, pero tocaba rematar la faena en un Vicente Calderón lleno hasta la bandera. La afición, como siempre, no falló y animó en todo momento, incluso cuando el partido se puso un poco feo. Diego Simeone y los jugadores se encargaron del resto.

Diego Costa se inventa el primero

El primer tanto del encuentro lo logró el de siempre. Diego Costa abrió la lata en el minuto 3 tras aprovechar un buen centro de Koke a la espalda de la defensa milanista. Cazó el balón con la pierna izquierda y lo introdujo en la portería de Christian Abbiati, un portero que todavía no sé qué hace de titular en un equipo como el Milan.

Tímida reacción del Milan

Parecía que todo estaba bajo control, pero entonces apareció Kaká. El brasileño, capitán y alma de un equipo sin alma, hizo el 1-1 en el minuto 27 rematando un buen centro que fue a parar al segundo palo. Conectó un cabezazo libre de marca ante el que nada pudo hacer Thibaut Courtois.

Diego Costa ante el Milan
Poco duró la alegría de los visitantes. Arda Turan, con un disparo afortunado, estableció el 2-1 en el minuto 40. Disparó hacia el lado derecho de la portería, pero el balón acabó en el lado izquierdo tras golpear en el cuerpo de un defensa. El Calderón respiraba y rugía con más fuerza que nunca.

La sentencia

Tras la reanudación, Raúl García y Diego Costa finiquitaron la eliminatoria con dos goles más. El ex de Osasuna remató con mucho poderío una falta botada por Gabi y el hispano-brasileño hizo su doblete con un disparo cruzado que golpeó en el poste antes de acabar en gol.

Clarence Seedorf no sabía dónde meterse. No le hubiera ido mal ponerse la equipación y unas botas para salir al terreno de juego. Con un centro del campo formado por Nigel de Jong y Michael Essien, el fracaso estaba garantizado. Solo faltaba el mítico Gennaro Gattuso para disparar la creatividad.

Veremos qué rival se cruza en el camino del Atlético en los cuartos de final de la Champions. Visto lo visto anoche, y aunque el Milan no sea ni de lejos uno de los rivales más duros de la competición, pueden ganarle a cualquiera si están enchufados y tienen acierto de cara a puerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.