El Atlético vuelve a unos cuartos de final de la Champions

Chicharito-Atletico
El Atlético de Madrid está acostumbrando demasiado bien a sus aficionados. Nadie puede negar que es uno de los grandes de Europa, ya que se puede tirar de estadística para comprobar que últimamente siempre están en las grandes citas.

Anoche, con la tranquilidad que les daba afrontar el partido de vuelta con el 2-4 de la ida, les valió con empatar a cero frente a un rival que jugó un buen partido. El Bayer Leverkusen de Tayfun saltó al césped del Vicente Calderón sin complejos y a punto estuvo de adelantarse en el marcador en varias ocasiones.

Inmenso Oblak

Si se fueron sin ver puerta fue por culpa de Jan Oblak. El meta esloveno, uno de los mejores del mundo sin lugar a dudas, volvió a deleitar a los aficionados y a Iker Casillas, que no dudó en subir un mensaje a Twitter para alabar sus tres paradas consecutivas en una de las mejores ocasiones de los alemanes.

Ritmo pausado

Poco más se puede decir de un partido en el que los rojiblancos no estuvieron demasiado inspirados en ataque. El objetivo era defender y evitar que el partido se volviera loco. El Cholo Simeone sabía que no les venía nada bien un partido tan loco como el de la ida, así que optó por el control, el repliegue y la contundencia defensiva. Armas que el Atlético conoce a la perfección y que le pueden llevar a ser campeón de la Champions por primera vez en su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.