El Barça se olvida de sentenciar al City

Luis Suárez celebrando su primer gol
Bonito partido de Champions League el que se vivió anoche en el Etihad Stadium. Una vez más vimos a un Barça superior ante un Manchester City que venía de golear 5-0 al Newcastle en la Premier, pero que fue incapaz de poner en apuros a Marc-André ter Stegen en la primera mitad.

Los colores de las camisetas de uno y otro equipo reflejaron lo que se vivió sobre el césped durante los primeros 45 minutos. El City estaba pálido, como el azul de su camiseta, mientras que el Barça estaba lleno de chispa y energía, como el amarillo fluorescente de su elástica.

Messi inspirado y Suárez con mucha puntería

Los hombres dirigidos por Luis Enrique mordían con y sin balón. La banda izquierda era un filón y Dani Alves también hacía de las suyas de vez en cuando. Todo ello con un Leo Messi en plan estelar por enésima vez y con un Luis Suárez que vio puerta por partida doble ante un rival que conocía muy bien tras su paso por el Liverpool.

El uruguayo abrió la lata en el minuto 16 aprovechando un error en el despeje de Vincent Kompany. El capitán de los ‘citizen’ no fue todo lo contundente que debió ser y el balón quedó muerto en el área, algo que aprovechó el ‘9’ del Barça para fusilar a un Joe Hart que poco pudo hacer para evitar el primer gol del partido.

segundo gol de Luis Suárez
Los minutos pasaban y la tónica predominante era la misma. Al City el balón no le duraba absolutamente nada, y el Barça tocaba a placer y creaba peligro entrando principalmente por las bandas. Fue así como llegó el 0-2 que parecía que finiquitaba la eliminatoria. Messi vio la subida de Jordi Alba y el ex del Valencia lo hizo muy bien. Controló, levantó la cabeza y se la puso a Suárez donde estaba libre de marca. Kompany estaba tapando otra línea de pase y Martín Demichelis se quedó demasiado lejos del charrúa.

Todo cambió tras el descanso

Manuel Pellegrini se lo miraba desde la banda con preocupación. Lo mejor que les podía pasar era llegar al descanso. Y así fue. Cargaron las pilas en los vestuarios y salieron con otra actitud. Apretaron en defensa para recuperar rápido y crearon mucho peligro en saques de esquina y en contraataques liderados por el ‘Kun’ Agüero, quién si no.

Después de que Edin Dzeko desperdiciara varios remates de cabeza, el argentino apareció en una jugada muy bien trenzada que acabó con una fantástica dejada de David Silva. Agüero no la desaprovechó y fusiló a Ter Stegen con un disparo que animó a la grada del Etihad Stadium. La remontada no era una utopía, y por eso levantaba los brazos en su celebración pidiendo algo de fe a los suyos.

Kun Agüero celebrando su gol

La expulsión de Clichy desinfló a los locales

Continuaron las ocasiones para el City, pero todo cambió cuando Gaël Clichy vio la segunda tarjeta amarilla y tuvo que irse a la ducha. El lateral izquierdo francés, uno de los peores de su equipo durante toda la noche, se excedió en una entrada a la que llegó tarde y acabó con Dani Alves por los suelos retorciéndose de dolor con más teatro que otra cosa. Digo lo del teatro porque luego se enfadó al ver que Luis Enrique le sustituía por Adriano cuando estaba en la banda charlando con los miembros del equipo médico. Le dio una patada a una botella de plástico para mostrar su disconformidad con el cambio, aunque en realidad creo que el motivo fue otro. Tenía una tarjeta amarilla y el técnico asturiano no quería arriesgar, lo mismo que había pasado minutos antes con Ivan Rakitic, que también había recibido una amonestación.

Messi rematando tras el penalti

Penalti desperdiciado

La expulsión de Clichy fue buena para el Barça, pero fue mala para el espectáculo. El City dejó de apretar y trató de resguardar un resultado que ya de por sí es malo, pero que les da alguna posibilidad de cara al partido de vuelta. Eso sí, todo pudo cambiar en el tiempo de descuento, cuando Pablo Zabaleta se pasó de revoluciones y arrolló a Messi dentro del área sin necesidad. El alemán Felix Brych señaló el punto de penalti con acierto, pero el que no acertó fue el crack argentino, que vio como Hart repelía su disparo y no fue capaz de aprovechar el rechace al cabecear en plancha francamente mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.