El Borussia Dortmund está deprimido

Kehl
Ni la magia de la Navidad puede levantar el ánimo de los aficionados del Borussia Dortmund. Ha terminado la primera vuelta en la Bundesliga y en estos momentos son penúltimos con 15 puntos, los mismos que el colista, el Friburgo. ¿Era eso lo que se podía esperar de un equipo que está jugando la Champions League? Desde luego que no.

Este pasado fin de semana perdieron 2-1 en campo del que hasta ahora ocupaba la última posición, el Werder Bremen. Jugó Mats Hummels, pero la victoria no llegó. Da la sensación de que sin Marco Reus no son nadie. Y al habilidoso media punta todavía le quedan unas cuantas semanas de rehabilitación…

¿Descender a segunda? No sería algo nuevo en Dortmund

La Bundesliga existe desde 1963. Desde ese año el Borussia Dortmund participa en la máxima competición del fútbol alemán, pero hay que decir que llegó a descender en un momento crítico de su dilatada historia. No hay que olvidar que el pasado viernes cumplieron 105 años de existencia como club.

Borussia Dortmund escudo
Fue el 3 de junio de 1972, cuando una derrota por 2-0 en campo del Stuttgart les envió a la segunda división. La crisis económica amenazaba su supervivencia, pero en 1974 inauguraron el enorme Westfalenstadion (hoy conocido como Signal Iduna Park) y en 1976 regresaron a la máxima categoría tras cuatro años en el infierno.

Los más veteranos del lugar temen que se repita esa situación, aunque por plantilla el Dortmund debería salir a flote tarde o temprano. Incluso sin Hummels y Reus, que son los dos jugadores más importantes que tienen ahora mismo, deberían vivir lejos de la zona de descenso.

Klopp continúa al frente

Klopp
El club ha ratificado a Jürgen Klopp en su puesto. El técnico alemán no pudo ocultar su tristeza tras una primera vuelta para olvidar. Sumar 45 puntos de 51 posibles es muy poco, sobre todo cuando tu gran rival, el Bayern de Múnich, ya acumula 45. Es el triple.

Ha calificado la situación de “desastrosa“, pero está convencido de que se levantarán en la segunda vuelta. Dudo que alcancen los puestos que te permiten jugar en Europa la temporada que viene, pero como mínimo salvarán la categoría. Eso siempre y cuando no vendan a Reus en el mercado de invierno, lo cual parece poco probable. Le mantendrán hasta final de temporada para acabar con dignidad, pero luego será libre de fichar por el club que quiera pese a tener contrato hasta 2017. Su cláusula de recisión no es un inconveniente para los grandes de Europa (se habla de 25 millones de euros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.