El Chelsea va directo a por la Premier

Diego Costa celebrando su gol
Vaya vaya con el Chelsea de José Mourinho. Hay que ver lo bien que le han venido los fichajes de Filipe Luis y Diego Costa, además de la vuelta de Thibaut Courtois. Todos ellos ex del Atlético de Madrid, y todos ellos tan productivos como Cesc Fábregas, otro que es nuevo y juega siempre a un gran nivel.

En estos momentos son líderes en solitario en la Premier League y este pasado fin de semana lograron ampliar su ventaja respecto al segundo clasificado. Ganaron por 2-0 al Arsenal en Stamford Bridge y aprovecharon la derrota del Southampton en el White Hart Lane para que ahora sean cinco puntos los que tienen de ventaja, en esta ocasión respecto al Manchester City.

Es poco probable que otro equipo pueda ser campeón si el Chelsea se mantiene igual de bien a medida que avance la competición. Ayer lograron una victoria que avala el enésimo proyecto deportivo estructurado gracias a los millones de euros de Roman Abramovich. El magnate ruso está disfrutando como nunca viendo a un equipo que tiene pegada y no adolece de falta de creatividad.

Courtois abandonó el campo conmocionado

Courtois conmocionado
Las cosas no empezaron bien para los locales porque Courtois tuvo que abandonar el terreno de juego en camilla por culpa de un duro golpe. Fue a por un balón dividido sin pensárselo dos veces y su cabeza impactó contra el cuerpo de Alexis Sánchez, que también iba lanzado y le hizo mucho daño sin querer. El belga sangraba por la oreja y Petr Cech calentaba para entrar al terreno de juego de un momento a otro.

Hazard y Diego Costa fueron los goleadores

Se olvidaron de ese contratiempo en el minuto 27, cuando Eden Hazard engañó a Szczęsny desde el punto de penalti. Era el 1-0 con el que se llegaba al descanso, y no fue el único tanto del partido, ya que en el minuto 78 apareció el máximo goleador de la Premier. Diego Costa se desmarcó para ganarle la espalda a la defensa ‘gunner’ y Cesc le puso el balón al pecho para que solo tuviera que controlar y definir en carrera. Y así lo hizo. Toque con el pecho y definición magistral por encima de Szczęsny que sentenciaba el partido.

El pique Mou – Wenger

Cuando el árbitro señaló el final Arsène Wenger y Mourinho no se saludaron. Ambos estuvieron a punto de llegar a las manos tras una dura entrada de Gary Cahill sobre Alexis, y tal vez por ello el portugués salió escopeteado hacia el túnel de vestuarios sin estrecharle la mano a su homólogo. Puedes ver una imagen del pique en la siguiente galería de imágenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.