El Chelsea va sobrado

Chelsea Maribor
Al Chelsea le sobran motivos para creerse todopoderoso. No sé si al mismo nivel que el Bayern de Múnich, pero de momento las cosas no le pueden ir mejor en la Premier League y en la Champions League.

José Mourinho está administrando muy bien los minutos de sus jugadores importantes y los resultados saltan a la vista. Si no está Diego Costa no pasa nada, porque hasta un tipo tan veterano como Didier Drogba puede marcar goles. Cuando todo es tan bonito, las cosas salen bien porque sí, y no hay que preguntar nada más.

Anoche la víctima fue el Maribor, que llegaba a Stamford Bridge después de empatar en las dos primeras jornadas. Tal vez por ello los londinenses se pusieron las pilas y no tuvieron piedad. Les endosaron un set en blanco: 6-0.

Rodillo inglés

El francés Loïc Rémy marcó el primer gol de la noche en el minuto 13 en una acción individual. Partiendo desde la banda derecha fue ganando ángulo hasta que soltó un disparo cruzado que se coló por el segundo palo. Minutos más tarde llegó el 2-0 desde el punto de penalti. Drogba no falló y Stamford Bridge enloqueció con el gol del que probablemente sea el futbolista más querido de la plantilla.

Antes del descanso llegó el 3-0. John Terry, que se había sumado al ataque, remató una especie de pase de la muerte a escasos centímetros de la línea de gol. Tras la reanudación más de lo mismo. Viler marcó un gol en propia puerta en el minuto 54, y la desgracia de los eslovenos se amplificó cuando fallaron un penalti minutos después. Todo el mérito fue de Petr Cech, que anoche fue titular en detrimento de Thibaut Courtois y que sacó una mano para desviar el disparo con la ayuda del poste.

Quien no falló desde los 11 metros fue Eden Hazard, que anotó el quinto de la noche. No fue el último, porque todavía hubo tiempo para que el propio Hazard estableciera el 6-0 definitivo con una maravillosa maniobra.

Chelsea Maribor 2

El Schalke 04 evita una tragedia en el descuento

Partido loco el que se vivió en el Veltins Arena de Gelsenkirchen. Los locales empezaron por debajo en el marcador por culpa de un gol de Nani, que con un disparo no demasiado potente sorprendió a la defensa y el portero del Schalke 04.

Todo cambió cuando en el minuto 33 los portugueses se quedaron con 10 por la expulsión de Mauricio. Obasi empató un minuto más tarde de que eso sucediera le dieron la vuelta a la tortilla en la segunda mitad. Los goles de Huntelaar y Howedes dejaron contra las cuerdas al Sporting, pero no se rindieron e igualaron la contienda con un doblete de Silva, el primero de ellos desde el punto de penalti.

Parecía que el 3-3 iba a ser definitivo, pero un penalti en el área de los lusos sirvió para escribir otro final. A Choupo Moting no le temblaron las piernas a pesar de que estaban en el tiempo de descuento y se jugaban media clasificación para los octavos de final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *