El fútbol es justo con Sergio Ramos


El fútbol le dio ayer a Sergio Ramos una segunda oportunidad. El central del Real Madrid pudo resarcirse de aquel penalti fallado en las semifinales de la Champions League ante el Bayern de Múnich. Mandó el balón a las nubes y todo el mundo se cachondeó de él, las redes sociales y los blogs se llenaron de bromas que tuvo que aceptar de muy buen grado. Incluso yo tengo que reconocer que le aticé en su día.

Hoy todo es distinto porque ayer el fútbol fue justo con Sergio Ramos. El de Camas fue el mejor del partido (no sólo porque así lo reconoció la UEFA tras los penaltis), estuvo muy sólido en defensa y sacó el balón con mucha calidad. Tiene 26 años pero es ya todo un veterano, un habitual de ‘La Roja’ que cada día se siente más cómodo jugando al lado de Gerard Piqué.

El caso es que llegó la tanda de penaltis ante Portugal y no se arrugó. Le dijo a Vicente del Bosque que lo quería lanzar y así fue. Se encargó de anotar el cuarto con una tranquilidad fuera de lo común. Nos recordó a Andrea Pirlo con un toque suave que engañó por completo a Rui Patricio, quien se lanzó hacia el palo derecho rápidamente.

Lo celebró con rabia, señalando el escudo y celebrándolo junto al resto de sus compañeros. Luego llegó el fallo de Bruno Alves y el acierto de Cesc Fábregas. España había sacado su billete para la final y Sergio Ramos se había sacado otra cosa, la espinita que le quedó clavada cuando defraudó a millones de seguidores del Real Madrid. Otra cosa no, pero qué grandes los tiene…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.