España fracasa en el Mundial de Rusia

Sergio-Ramos
La selección española vuelve a casa antes de lo esperado tras un Mundial de Rusia para olvidar. La fase de grupos fue más bien desastrosa y los octavos de final fueron una prolongación de lo que habíamos visto hasta ese momento. El tiki-taka más lento, aburrido e inofensivo de la historia no fue suficiente para acabar con la anfitriona, que trazó el mismo plan que Portugal, Irán y Marruecos para eliminar a una de las favoritas sobre el papel.

Ahora es el momento de reflexionar, de analizar lo que ha sucedido para buscar soluciones. Sobre el césped no las ha habido, así que en los despachos tendrán que decidir. Los éxitos ya quedan demasiado lejos y España vuelve a ser la que era, la que no llegaba ni a semifinales en las citas importantes.

Crónica de una debacle anunciada

Las cosas no pudieron empezar peor. A falta de dos días para el debur de España en el Mundial, Luis Rubiales anunciaba la destitución de Julen Lopetegui tras conocerse que iba a ser el próximo entrenador del Real Madrid. Florentino Pérez se equivocó porque no era el mejor momento para anunciar su fichaje, pero creo que el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) debió ser más comprensivo con Lopetegui por el bien de ‘La Roja’, que se quedaba sin su referente a pocas horas de su debut.

Pique-y-Lopetegui

Hierro no es entrenador para la selección

El bueno de Fernando Hierro aceptó el reto sin pensárselo dos veces. Se convirtió en seleccionador y se hizo cargo de un grupo de jugadores a los que no conoce tan bien como Lopetegui. Eso se ha notado porque no ha podido imponer su forma de jugar. Y no solo por eso, sino que tampoco ha sido capaces de tomar decisiones acertadas durante los partidos. De hecho, en ocasiones le ha faltado reaccionar y ha tardado demasiado en mover ficha. Además, se ha olvidado por completo de Saúl Ñíguez, quien visto lo visto podría haber hecho mucho más que Koke.

Fernando-Hierro

Faltan ideas y recursos

Como he comentado anteriormente, la peor versión del tiki-taka te sirve para ganar a Irán y de milagro. Rusia se sintió cómoda atrás, viendo como España movía el balón de lado a lado sin hacer daño. El único que les hacía estar en alerta era Isco, que ha sido el mejor de España en todo el Mundial con diferencia. El malagueño las ha pedido todas y ha sido el que más lo ha intentado. Sus pases han sido más verticales que los de sus compañeros y con el balón en los pies nos ha deleitado como en su día nos deleitó un Andrés Iniesta que se despide de la selección de la forma más triste.

No entiendo lo de Saúl, y tampoco entiendo por qué Thiago no ha jugado más. Con Lopetegui eso no habría pasado. ¿De qué sirve tener a un jugador como Koke, del que se decía que sería el sucesor de Xavi? El 99% de los pases los dio hacia el lado o hacia atrás. Fue lo menos vertical que he visto en mucho tiempo. Así no se puede. ¿Y Sergio Busquets? La gente debería dejar de idolatrarlo porque me parece que es uno de los futbolistas más sobrevalorados de la historia. Es más lento que el caballo del malo y arriesga demasiado donde no debe. ¿No saldríamos ganando con otro jugador ahí?

Koke
En la línea defensiva no hemos visto la mejor versión de Dani Carvajal y Jordi Alba, mientras que los centrales, Sergio Ramos y Gerard Piqué, han tenido algunos fallos de concentración que nos han hecho sufrir más de lo normal.

Podemos seguir hablando de Diego Costa, que se ha dejado los cuernos y ha marcado tres goles, pero que en ocasiones se ha sentido demasiado solo y fuera de lugar. Creo que un delantero como él no está hecho para el estilo de juego de España y por eso nunca triunfará con la selección. Iago Aspas y Rodrigo, que fueron capaces de encontrar más espacios y venir a recibir cuando Hierro les dio la oportunidad ante Rusia, se adaptan mejor a ese juego de toque.

David-Silva
Mención especial merece David Silva, que al igual que Iniesta debería despedirse de la selección. El canario, uno de los jugadores de más calidad de la última década, ha rendido a un nivel muy inferior al esperado. En la fase de clasificación estuvo muy bien, pero en el Mundial de Rusia ha decepcionado. Ni ha corrido para recuperar balones ni ha sido decisivo con el balón en los pies.

¿El fin de lo que quedaba de la generación de oro?

Se puede decir que hay una generación agotada. Que los Iniesta, Silva, Ramos, Busquets, Piqué y compañía deberían hacer un pensamiento. Puede que a algunos les quede una Eurocopa y hasta un Mundial más, pero habrá que ver en qué condiciones llegan. España necesita renovarse, aunque me temo que no vamos a tener otra generación tan brillante como la que ganó un Mundial y dos Eurocopas de forma consecutiva.

Iniesta-y-Ramos

El fútbol rácano es cada vez más efectivo

No es nuevo. Grecia ganó una Eurocopa jugando a defender y Portugal también fue campeona sin hacer nada del otro mundo. Sabemos que el fútbol rácano funciona porque los equipos cada vez están mejor trabajados física y tácticamente. España debería darse cuenta de ello y encontrar la solución para tumbar defensas tan pobladas como las de ayer. Fue uno de los peores partidos que he visto en mi vida, aburrido con ganas y en ocasiones hasta surrealista. Los rusos se encerraron atrás y tuvieron la suerte de encontrarse con un penalti de Piqué con el que igualaron el gol en propia puerta que sufrieron en el minuto 11, cuando Ignashevich se desentendió del balón y acabó regalando el primero a España. Les llegó la gasolina para aguantar hasta en la prórroga y la lotería de los penaltis les dio el premio que jamás habrían obtenido con el balón rodando sobre el césped. El fútbol es así de injusto y lo seguirá siendo. Ahora solo falta que alguien encuentre la fórmula para que volvamos a decir que la mejor defensa es un buen ataque.

Rusia-clasificacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.