La estatua de Dani Jarque en Sant Adrià


El fallecimiento de Dani Jarque se produjo el 8 de agosto de 2009 en Florencia, donde se encontraba el Espanyol realizando parte de su pretemporada. Se acababa de convertir en el capitán del equipo y todo el mundo sabía que era un jugador importantísimo para el club. Sin embargo, sufrió un desvanecimiento en el hotel de concentración mientras hablaba con su novia y no se pudo hacer nada para salvar su vida en el Centro Técnico Federal de la FIGC, donde se confirmó que murió a causa de una asistolia.

A partir de ese momento ha recibido varios homenajes póstumos. El último es el levantamiento de una estatua en la Ciudad Deportiva de Sant Adrià, el lugar de entrenamiento del primer equipo y la cantera. Éste lugar a partir de ahora se conocerá con el nombre de Ciutat Esportiva Dani Jarque, ya que es lo que se puede leer en la entrada. Joan Collet, presidente perico, estaba muy emocionado:

No hay mejor sitio que la Ciudad Deportiva para que miles de niños le honren. Es un jugador que se formó aquí y es un orgullo para nosotros. Esto es el final de un proyecto merecido e importante y teníamos claro que debíamos hacerlo.


Dejando a un lado todos estos actos institucionales que nunca están de más, hay que decir que el mejor homenaje es el que le hace la afición de Cornellá-El Prat cada vez que se disputa allí un partido. El público aplaude durante el minuto 21 de forma espontánea para reconocer la labor de un hombre que se fue demasiado pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.