Goleada al Basilea para coger confianza

Madrid gol Basilea
El Real Madrid ha empezado la Champions League igual de bien que la temporada pasada, cuando goleó al Galatasaray por 1-6 en Estambul. Ayer marcó un gol menos ante el Basilea, al que derrotó por 5-1 dejando muy buen sabor de boca en la primera parte, porque en la segunda se relajó y sacó a relucir los problemas físicos y de concentración que le han llevado a perder los dos últimos partidos de Liga.

Marcaron los tres de arriba y James Rodríguez se sumó a la fiesta. Una fiesta que había iniciado Nacho con mucha fortuna tras aprovechar un gran pase de tacón del colombiano. Los suizos llegaron con relativa facilidad y pudieron irse del Santiago Bernabéu con más de un gol en su haber, pero un paradón de Iker Casillas y la falta de puntería les condenaron a estar demasiado lejos de la remontada.

Primera parte excelente

Abrió la lata Nacho con bastante fortuna. De hecho, el gol no fue suyo porque su disparo no iba a puerta y golpeó en el cuerpo de Suchy para acabar con el balón alojado al fundo de las mallas. Por eso la UEFA no le dio el gol al canterano, que fue titular en detrimento de Álvaro Arbeloa para suplir la baja de Dani Carvajal. Como casi siempre cumplió, y como casi siempre le vimos en acción en uno de esos partidos que no son de máxima exigencia.

Gareth Bale y Cristiano Ronaldo
Eso pasó en el minuto 14. En el 30 llegó el 2-0, obra de Gareth Bale. El galés, que desapareció por completo en la segunda parte, aprovechó un sensacional pase con el exterior de Luka Modric a la espalda de la defensa visitante para colarse en el área y batir a Vaclick. Lo hizo tras un control que fue una especie de autopase y vaselina que tuvo que empujar a gol a escasos centímetros de la línea de cal.

Sin tiempo para celebrar el gol, Cristiano Ronaldo se sumó a la fiesta. El portugués hizo el 3-0 tras otra combinación entre Modric y Bale. El croata se la puso al galés y éste, que no es un especialista a la hora de golpear el balón con su pierna derecha, levantó la cabeza y se la puso al segundo palo para que solo la tuviera que empujar. El Madrid vivía de la velocidad y se aprovechaba de la defensa adelantada del Basilea, que no supo entender que lo más prudente era quedarse atrás. Lo digo más que nada porque con centrales como Walter Samuel, ese tipo de 36 años que pasó por el Madrid sin pena ni gloria la temporada 2004-2005, no puedes dejar tantos espacios. Si por aquel entonces el argentino ya era lento, imagina la velocidad punta que tiene ahora. 2 km/h pulsando el nitro.

Estreno goleador de James

James Rodriguez gol Basilea
Cinco minutos más tarde, en el 36, apareció James para marcar su primer gol con la camiseta del Madrid. Lo marcó por pícaro, por esperar el rechace del portero. Solo tuvo que empujarla y fue un premio al buen partido que cuajó, el mejor desde que está en la capital de España. Se le vio más suelto que nunca, perdiendo pocos balones y dando asistencias de mucha calidad. En parte se reconcilió con el sector más crítico de la afición, aunque todavía tendrá que vivir muchas noches como la de ayer para meterse a la gente en el bolsillo, sobre todo en partidos de alto voltaje.

Antes del descanso los suizos recortaron distancias. Lo hicieron por mediación de Derlis González, un joven jugador paraguayo de 20 años que para mí fue una grata sorpresa. Fue un dolor de cabeza para los defensas blancos porque cada vez que tocaba el balón creaba peligro. En una de esas se plantó ante Iker Casillas y le batió con un disparo pegado al poste derecho. Gran parte del Bernabéu silbó al capitán como lo hizo el pasado sábado, pero a decir verdad poco podía hacer en esa jugada.

Segunda parte para olvidar

Karim Benzema gol
La segunda parte fue soporífera. El Madrid bajó el ritmo por completo y los suizos vivieron sus mejores momentos, con ocasiones que no llegaron a concretar y con un porcentaje de posesión superior al de la primera parte. Se sentían más cómodos defendiendo porque los de Ancelotti ya no salían al contraataque con la misma soltura. Bale desapareció y pocos presionaban como al principio. Se conformaron con la goleada y no volvieron a pisar el acelerador.

Lo único destacable fue un gran pase de James a Bale, que no supo definir ante Vaclik cuando lo tenía todo para marcar o asistir a CR7. Eso y el gol de Karim Benzema tras una gran combinación con Cristiano Ronaldo. El francés la clavó muy cerca de la escuadra y obtuvo el perdón parcial del Bernabéu justo antes de ser sustituido por Chicharito. Una vez más participó en otras labores que poco tienen que ver con las del delantero centro rematador de toda la vida. Benzema no es así, no es un Falcao, y hasta que la gente no lo entienda seguirá siendo criticado.

El Liverpool sufre mucho para ganar al Ludogorets

Liverpool Ludogorets
Cambiando de tercio, hay que decir que en el otro partido del Grupo B el Liverpool las pasó canutas para derrotar a Ludogorets, un debutante en la Champions League que no se arrugó en una plaza tan mítica como Anfield.

Los ingleses tuvieron muchos problemas para marcar, tantos que su primer gol no llegó hasta el minuto 82, cuando Mario Balotelli aprovechó el lío que se hizo un defensa búlgaro al despejar un centro de Alberto Moreno. Parecía que el partido iba a terminar con el 1-0 que reflejaba el marcador, pero los visitantes no se rindieron y el gallego Dani Abalo hizo el 1-1 en el minuto 90 tras sortear la salida de Simon Mignolet.

No quedaba mucho tiempo para más goles, pero el Liverpool fue capaz de adelantarse de nuevo. Lo hizo desde el punto de penalti en el tiempo de descuento. El portero del Ludogorets se equivocó cometiendo un penalti absurdo y Steven Gerrard, que no suele fallar, no se puso nervioso y le engañó para establecer el 2-1 definitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.