Insultos y una pancarta contra Donnarumma, que no pudo evitar las lágrimas

Donnarumma-y-Gattuso
De lo que menos se habló anoche en Milán fue de la clasificación de los de Gennaro Gattuso para los cuartos de final de la Coppa Italia, donde se medirán al Inter de Milán. Se habló mucho más de lo que sucedió en las gradas, que por cierto estaban bastante despobladas (solo 9.000 espectadores).

El Milan derrotó al Hellas Verona por 3-0 gracias a los goles de Suso, Romagnoli y Cutrone, aunque todas las miradas estaban puestas a unos metros de distancia del césped, donde los hinchas cargaron contra Gianluigi Donnarumma, al que no le perdonan que continuamente quiera dejar el club.

Una noche para olvidar

Lo que corearon no fue nada bonito: “Donnarumma pedazo de mierda“. Todo ello junto a una pancarta que debió dolerle mucho: “¿Violencia psicológica es cobrar seis millones al año y pagar el sueldo a un hermano parásito? Vete ya, la paciencia se acabó”.

pancarta-contra-Donnarumma
Tras pisar el verde de San Siro en el calentamiento, cuando pudo ver la pancarta por primera vez, Donnarummma se derrumbó al llegar al vestuario. No pudo evitar las lágrimas y Leonardo Bonucci se le acercó para darle ánimos. Fue una imagen impactante que refleja lo mal que lo está pasando.

Las palabras de apoyo de Gattuso

Gattuso, que hizo lo que tenía que hacer, salió en su defensa al término del partido para que los ánimos se calmen cuanto antes:

Es un niño de 18 años. Sólo puedo agradecerle lo que está haciendo. Tendrá toda mi protección. Me siento horrible por lo pasado. La gente lo está pintando como si fuera un monstruo y no se lo merece. Por suerte sólo había 9.000 personas en el estadio, imagínate si llega a haber 50.000 insultándole.

¿Y ahora qué?

Es evidente que el futuro de Donnarumma está lejos de Milán. De hecho, podría salir en el mercado de invierno para que no continúen los insultos y las pancartas contra su persona. En el pasado se ha hablado del Real Madrid y del PSG como dos clubes muy interesados en hacerse con sus servicios, pero los blancos finalmente se han decantado por Kepa y los parisinos van a por Jan Oblak.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *