Madrid y Lyon empatan en el primer partido serio de los blancos


Lo de Bournemouth fue un paseo triunfal, pero ayer el Real Madrid se topó con un rival mucho más serio. El Olympique de Lyon le plantó cara en Gerland y acarició la victoria con la yema de los dedos, pero al final los blancos reaccionaron a tiempo para empatar 2-2.

Carlo Ancelotti se mostró satisfecho con el partido porque solo llevan 15 días de rodaje, algo menos que los franceses, ya que van a disputar la previa de la Champions League (el próximo martes se miden al Grasshopper suizo en la ida de la penúltima eliminatoria previa) y empezaron a entrenar antes.

Cristiano Ronaldo no funcionó como delantero centro, Karim Benzema estuvo desaparecido y Ángel Di María no se desenvuelve con desparpajo jugando de interior. El argentino abusa demasiado del balón y es mejor que lo pierda como extremo que como interior. De Mesut Özil e Isco pocas noticias.

La cantera funciona

Lo mejor de todo fueron los canteranos, los que tiraron del carro para levantar un 2-0 adverso tras los goles del joven Clément Grenier (menudo golazo) y el argentino Lisandro López. Álvaro Morata recortó distancias en el 78 al transformar un penalti cometido sobre Denis Cheryshev, mientras que Casemiro, uno de los mejores del partido, puso las tablas en el marcador en el 84 al cabecear un saque de esquina libre de marca.

El próximo partido lo jugará en Göteborg el sábado 27 de julio ante el PSG, un rival todavía más duro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.