Manchester City, un equipo inglés con muy pocos ingleses


Todavía recuerdo aquella época en la que los equipos de fútbol estaban plagados de jugadores de su propio país. Es más, en ocasiones veíamos plantillas con mucho jugador de la casa que incluso había nacido en la ciudad en la que se fundó el club.

Lástima que con el paso de los años eso ha cambiado mucho, ya que el fútbol no es solo un deporte, sino que es un negocio que mueve muchos millones de euros cada temporada. Los sentimientos cuentan cada vez menos y lo que importa de verdad es lograr buenos resultados deportivos y económicos.

Un jeque al mando

Un ejemplo muy escandaloso lo encontramos en el Manchester City, donde un jeque árabe llamado Mansour bin Zayed Al-Nahyan se hizo con el control de la entidad el 1 de septiembre de 2008. Desembolsó 250 millones de euros para que Thaksin Shinawatra, propietario hasta ese momento, le dijera “todo tuyo”.

Pocos fichajes de jugadores ingleses

El primer fichaje fue el de Robinho por 43 millones de euros, pero después llegaron los de Kolo Touré, Joleon Lescott, Gareth Barry, Roque Santa Cruz, Emmanuel Adebayor y Carlos Tévez. En la temporada 2009/2010 se gastó 150 millones de euros y no ganó absolutamente nada.

Más tarde fue el turno de David Silva (33 millones), Yaya Touré (30 millones), Jérôme Boateng, Mario Balotelli, Aleksandar Kolarov, James Milner y Edin Džeko. Fueron desfilando jugadores de primer nivel y el ansiado título llegó en la temporada 2010/2011, aunque fue una FA Cup con la que tuvieron que contentarse para celebrar algo tras unos 35 años de sequía.

En la temporada 2011/2012 el jeque se rascó el bolsillo una vez más. No fichó a ningún inglés, ya que apostó por Gaël Clichy (7,7 millones), Stefan Savic (12 millones), Samir Nasri (27,5 millones) y Sergio Agüero (45 millones). Semejante inversión le sirvió para ganar la Premier League, pero en la Champions seguían naufragando. Este año, visto lo visto en el partido de ida de octavos, van camino de estrellarse de nuevo, aunque esta vez no habrán caído eliminados en la fase de grupos como en la 2012/2013, en la que Roberto Mancini fue destituido por los malos resultados.

Este año, con Manuel Pellegrini, ha vuelto la ilusión al Etihad Stadium. Pero eso sí, los aficionados citizens apenas pueden corear un nombre inglés, ya que Joe Hart, el cuestionadísimo portero, es el único británico que defiende los colores de su equipo con asiduidad. Richard Wright, el tercer portero, también es de allí. En defensa encontramos a Joleon Lescott y Micah Richards, mientras que en el centro del campo están James Milner y Jack Rodwell. En ataque no hay ni un solo inglés.

Solo 6 de 24 han nacido en Inglaterra

A modo de resumen, y ya para terminar, puedo afirmar que de los 24 integrantes de la plantilla solo 6 han nacido en Inglaterra. Sigue siendo la nacionalidad que predomina en el vestuario, pero hay 4 españoles (David Silva, Javi García, Jesús Navas y Álvaro Negredo) y 3 argentinos (Mariano Zabaleta, Sergio Agüero y Martín Demichelis) que no deben sentirse como si estuvieran fuera de casa.

¿No creéis que esto le perjudica a Inglaterra como selección? Creo que en parte puede explicar su bajón en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *