Medel se vuelve loco después de ser expulsado


No sé cuántas veces han expulsado a Gary Medel desde que llegó a España, pero así a bote pronto diría que ya van bastantes. El centrocampista chileno es capaz de perder los nervios en una décima de segundo y al final el que lo acaba pagando es su equipo, el Sevilla.

Ayer volvió a ver la cartulina roja en el partido de Copa que disputaron ante el Atlético de Madrid. Se fue muy enfadado del campo y lo pagó con una silla de plástico. La golpeó con toda la rabia del mundo y de rebote una botella de agua golpeó la cara de uno de los policías que están a pie de campo en el Sánchez Pizjuán. Veremos con cuántos partidos de sanción le castigan por su enésima ida de olla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.