No nos pongamos pesados con Asensio

Marco-Asensio-y-Modric
Tengo que reconocer que me ha pasado lo mismo que a otros medios. Me he dejado llevar por las fantásticas actuaciones de Marco Asensio en los últimos partidos y le he dedicado varios artículos. De hecho, hasta le he incluido en la lista de cinco jugadores que aspirarán a ganar el Balón de Oro en los próximos años.

Repasando mis publicaciones, y echando un vistazo a lo que están haciendo otros compañeros, me da la sensación de que nos estamos poniendo un tanto pesados con el tema. La Asensiomanía es una realidad, pero no hay que volverse loco todavía. ¿verdad?

Un jugadorazo que hay que disfrutar sin meterle prisa

Los aficionados del Real Madrid están encantados con el chico, y hasta los de otros equipos disfrutan viéndole y se frotan las manos a sabiendas de que será muy importante en la selección española. Sin embargo, nadie quiere una saturación de noticias como la que se ha producido en los últimos días. Vale que está on fire, pero vamos a relajarnos.

El propio Asensio, que debe estar viviendo en una nube, estará un poco cansado de verse en todos los periódicos, en todas las publicaciones digitales y en un buen puñado de comentarios que aparecen en las redes sociales a cada minuto. Todo son halagos y hasta en Marca se preguntan si llegará a ser el mejor fichaje de la historia del Real Madrid. Tela hasta dónde estamos llegando.

Marco-Asensio-banquillo
Dependiendo de cómo se tome todo esto, Asensio puede estancarse, puede ponerse nervioso y sentir que no está dando la talla. Que las expectativas sean tan altas no le va a beneficiar, pero ya sabemos que hay futbolistas que están hechos de otra pasta. Y si no que se lo pregunten a Raúl González, que con cuatro años menos se ganó el cariño del Santiago Bernabéu. Lejos de temblarle las piernas, se fue haciendo cada vez más grande, y eso es justo lo que pretende Florentino Pérez, que antes debería asegurarse de que va a ser titular indiscutible en un futuro muy cercano.

Artículo recomendado: El vídeo que demuestra que Marco Asensio apuntaba maneras desde alevín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.