Ronaldinho frente al Barça


Ronaldinho pudo volver ayer al Camp Nou para recibir ese cálido homenaje que le debía la afición culé. El brasileño se emocionó con el recibimiento tan especial que le prepararon, aunque no llegó a derramar ninguna lágrima. Después, sobre el terreno de juego, demostró que tiene detalles de clase fuera de lo común, aunque le falta ese físico y esa mentalidad que le hacían ser el mejor. Sus mejores jugadas siempre se quedaron en nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.