Sergio Ramos silenció San Paolo para alivio de Zidane

Sergio-Ramos
El Real Madrid salió vivo de San Paolo. Era cierto lo del ambiente, y también lo de que los jugadores del Nápoles iban a hacer todo lo posible para darle la vuelta a la eliminatoria. Sin embargo, los blancos obtuvieron su billete para los cuartos de final gracias a dos cabezazos salvadores de Sergio Ramos que llegaron en el mejor momento posible.

Súper Ramos

El de Camas, acostumbrado a sacar las castañas del fuego, se convirtió en el héroe de su equipo en un partido que se les complicó muchísimo. Los de Maurizio Sarri salieron muy enchufados y se beneficiaron de la torrija que llevaban encima los de Zinedine Zidane.

Gran primera parte del Nápoles

Crearon ocasiones de gol bastante claras y Keylor Navas tuvo que emplearse a fondo. El costarricense estuvo bastante seguro, pero no pudo hacer nada para detener el disparo de Dries Mertens en el minuto 24. El belga recibió una buena asistencia de Marek Hamsik y batió al portero merengue con un disparo potente ajustado al poste derecho de la portería.

Insigne-y-Mertens
La BBC no carburaba. Karim Benzema tenía que venir a recibir muy abajo o caer a banda, y tanto Cristiano Ronaldo como Gareth Bale vivían refugiados en la banda, como si no quisieran saber nada. A pesar de ello, CR7 tuvo la mejor del Madrid en la primera parte, en un mano a mano con Pepe Reina que no acabó en gol porque el poste escupió el balón con el guardameta español totalmente superado.

Se llegó al descanso con el 1-0 y con la sensación de que el Nápoles lograría el segundo tanto tras la reanudación. Lo que no sabían los locales es que Sergio Ramos estaba preparado para firmar otra noche de leyenda.

Cabeza de oro

Sergio-Ramos-alegria
El capitán se elevó por encima de todos para cabecear un gran centro de Toni Kroos a la salida de un córner en el minuto 51. Superó a Raúl Albiol y envió el balón al fondo de las mallas. El tanto era un alivio para los de Zidane, que se veían sufriendo hasta el último minuto.

Para finiquitar la eliminatoria por completo, Ramos apareció de nuevo 7 minutos más tarde para volver a sacar ese taladro que tiene en la cabeza. Remató una vez más un centro de Kroos a la salida de un córner, y esta vez tuvo la suerte de encontrar la cabeza de Mertens por el camino. El belga despistó a Pepe Reina y el balón entró con algo de fortuna.

Morata cerró la eliminatoria

A partir de ahí el Nápoles lo intentó con más corazón que cabeza. El Madrid jugó mucho más relajado y pudo superar la presión de los locales con más facilidad, algo que no había ocurrido durante la primera hora de partido. La sentencia llegó en el tiempo de descuento, cuando Álvaro Morata fue el más listo y rápido de la clase para rematar a gol un rechace de Reina a disparo de Cristiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.