Conte y Tuchel casi acaban a tortas en el derbi londinense

Tuchel-y-Conte
Hay que ver lo que se ha calentado el derbi londinense que ha enfrentado a Chelsea y Tottenham en Stamford Bridge. El resultado final ha sido de 2-2 y podríamos decir que ha sido un duelo emocionante de principio así.

Las gradas se han contagiado de la tensión que se vivía sobre el césped y al final todo ha terminado con un buen enganchón entre Thomas Tuchel y Antonio Conte, aunque por suerte la cosa no ha sido grave porque les han separado rápidamente.

Intercambio de golpes (futbolísticos)

El único gol que ha subido al marcador en la primera mitad ha sido obra de Kalidou Koulibaly. El ex del Nápoles, que se ha tenido que retirar antes de tiempo por lesión, ha aprovechado un córner lanzado por Marc Cucurella para sacarse una gran volea de la chistera que ha dejado a Hugo Lloris de piedra.

Tras la reanudación las cosas se han calentado una barbaridad. Jugadores como Kai Havertz han perdido la cabeza, pero lo peor es lo que se ha vivido en los banquillos. Todo ha empezado con el gol del empate del Tottenham, obra de Pierre-Emile Højbjerg en el minuto 68. Venía precedido de una jugada polémica y ha provocado el enganchón de Tuchel y Conte en lo que ha sido una efusiva celebración del gol por parte del italiano.

El 2-1 ha sido cosa de Reece James poco después, en el minuto 77. Como era de esperar, Tuchel lo ha celebrado por todo lo alto, corriendo por la banda como si hubieran ganado la Champions League. Conte, resignado, ha preferido mirar al suelo para no comerse la celebración de su compañero de profesión.

gol-Harry-Kane

Tirón de pelos barriobajero y gol de Kane

La venganza ha llegado en el tiempo de descuento y tras un tirón de pelos de Cristian Romero, que pensándose que todavía está jugando en Argentina se ha cebado con los rizos de Cucurella. En el córner en el que se ha producido la agresión no ha llegado el gol, pero en el siguiente sí. Los jugadores del Tottenham han ido a por el balón con todo y los del Chelsea se han quedado mirando. Por eso Harry Kane ha puesto el 2-2 definitivo a placer.

El saludo inamistoso del final

Al término del partido, parecía que Tuchel y Conte se iban a saludar con total normalidad, pero sus manos se han quedado enganchadas y han estado a punto de traspasar los límites. Veremos qué es lo que dicen en rueda de prensa, pero está claro que nadie echa de menos los piques que vivimos entre Mourinho y Wenger teniendo a este par de locos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.