Drenthe no encuentra equipo


La historia de Royston Drenthe es una de esas historias curiosas que merece la pena analizar. Llegó al Real Madrid en 2007 con la etiqueta de joven promesa que se iba a comer el mundo. En su debut sorprendió con un golazo ante el Sevilla, pero a partir de ese momento más de uno se dio cuenta de que fue un error invertir 14 millones de euros en su fichaje. No jugó prácticamente nada, se marchó cedido al Hércules y poco después fichó por el Everton. ¿Y ahora qué? Pues ahora a la cola del paro.

El holandés no encuentra equipo, y eso que solo tiene 25 años. Entrena por cuenta propia desde que quedara libre el pasado 30 de junio. Desde ese momento le han llegado dos ofertas importantes, una del Besiktas y otra del PAOK de Salónica. Sin embargo, ninguna de las dos le convenció y ahora tiene que conformarse con ver los partidos desde el salón de su casa.

Su último intento por volver al fútbol profesional le ha llevado a ofrecerse al Feyenoord, club que le vendió al Madrid en su día. La mala noticia para él es que le han rechazado.

Muy indisciplinado y demasiado revolucionado dentro del campo

Drenthe no es el típico jugador que todo entrenador querría tener en su plantilla. No es un ejemplo para el resto porque es muy indisciplinado. Sin ir más lejos, a principios de 2011 se ausentó de los entrenamientos del Hércules durante una semana por impago de su ficha. A partir de ese momento dejó de rendir al gran nivel que estaba rindiendo en el conjunto alicantino, el mismo que le había permitido debutar con la selección holandesa el 17 de noviembre de 2010.


Probablemente tendrá más calidad que Álvaro Arbeloa (eso no es muy difícil), pero no es suficiente. En el mundo del fútbol hay que tener la cabeza un poco amueblada, sobre todo si tu posición es la de lateral izquierdo. Tienes que ser responsable y solidario dentro del terreno de juego para que tu banda no se convierta en un coladero, y tienes que saber subir cuando puedes subir. Ambas cosas no están en el ADN de Drenthe, motivo por el cual acabó jugando de extremo izquierdo.

¿Qué le depara el futuro a Drenthe? De momento creo que deberá rebajar sus pretensiones económicas para seguir jugando al fútbol a un buen nivel. Nadie está dispuesto a probar un melón que ya se ha demostrado que no está todo lo dulce que cabría esperar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.