El Madrid asalta el Camp Nou y jugará la final de Copa


El Real Madrid consiguió lo que pocos pensaban que podría conseguir: ganar en el Camp Nou. Ya lo hizo la temporada pasada, pero nadie creía que con el mal momento que atraviesa sería capaz de lograr un resultado tan holgado en el campo del eterno rival. Venció por 1-3 gracias a un doblete de Cristiano Ronaldo y Raphael Varane volvió a marcar.

José Mourinho se decantó por Varane atrás y acertó. El central francés completó un partido sobresaliente para demostrar que es uno de los jugadores con más futuro en Europa. Pepe ya puede ir haciendo las maletas porque la pareja Varane – Sergio Ramos le puede dar muchas alegrías al madridismo. Ahora solo falta fichar a un lateral derecho para dejar en el banquillo a Álvaro Arbeloa.

Un Barça incapaz de generar ocasiones de gol


Los de Jordi Roura dominaron el balón como suele ser habitual. Sin embargo, apenas crearon ocasiones de peligro claras y Diego López tuvo muy poco trabajo. El Madrid se limitó a esperar sus oportunidades y en ningún momento tuvo prisa.

Los contraataques del Madrid son letales

El primero lo logró Cristiano Ronaldo en el minuto 13. Fue desde los once metros tras un claro penalti cometido por Gerard Piqué. El portugués no se dejó intimidar por los gestos de José Manuel Pinto, que hizo de las suyas para despistarle. Le engañó y el 0-1 subió al marcador.

Tras la reanudación más de lo mismo. El Barça lo intentaba sin acierto, con Andrés Iniesta, Xavi Hernández y Leo Messi desaparecidos en combate. El Madrid estaba muy bien replegado atrás y en otra contra sentenció la eliminatoria. Esta vez fue Ángel Di María quien la lio, pero su remate fue despejado por Pinto y tuvo que ser CR7 quien hiciera el segundo. Controló con el pecho, esperó a que el balón cayera y disparó con su pierna izquierda casi a placer.

Varane se suma a la fiesta y se consagra

La guinda la puso Varane en el 68. El central francés le ganó la partida a Piqué y remató por toda la escuadra. Repitió lo que hizo en la ida y se fue a celebrarlo con José Mourinho, a quien se abrazó para dedicarle el gol.


Con el partido ya resuelto, el Madrid se relajó y el Barça pudo maquillar el resultado. Una fantástica combinación entre Iniesta y Jordi Alba tuvo la culpa. El ex del Valencia le ganó la espalda a la defensa y batió a Diego López con un toque sutil. El portero blanco pudo hacer algo más.

Ahora el Madrid espera rival para la final de Copa. Será el Sevilla o el Atlético de Madrid. Esta noche, a partir de las 22:00 horas y por Telecinco, saldremos de dudas.

Copa del Rey, FC Barcelona, Real Madrid,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.