¿Qué clubes gastan más y qué clubes gastan menos en salarios en Primera División?


La renovación de Cristiano Ronaldo ha vuelto a abrir un debate que parecía estar un poco apartado en el inicio de esta temporada. Es el de los salarios estratosféricos que cobran los jugadores de fútbol por ejercer su profesión. Es verdad que generan mucho dinero y todo eso, pero no menos cierto es que la diferencia es abismal si la comparamos con la de la mayoría de trabajadores españoles. Y claro, con la que está cayendo, a uno le da por pensar.

Madrid y Barça a la cabeza

Hoy no os voy a pedir que entremos en un debate que unos defenderán y otros atacarán. Lo que quiero es que os hagáis una idea del dinero que todos los equipos de Primera División gastan para pagar los sueldos de sus jugadores. Como seguramente ya habréis intuido, el Real Madrid y el Barça lideran la clasificación de largo.


La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha fijado los límites que cada equipo no puede sobrepasar. Son límites salariales que hay que cumplir a rajatabla para participar en la Liga. En el caso de Madrid y Barça hablamos de 190 millones de euros, una barbaridad. Los más modestos, en cambio, pueden gastar entre 11 y 14 millones de euros para retribuir a sus jugadores. Es el caso de Elche, Valladolid, Almería, Rayo Vallecano, Levante y Celta.

El Atlético de Madrid es el que se sitúa por debajo de los dos grandes. Puede gastar hasta 66 millones de euros. Justo por detrás están el Sevilla y el Valencia, dos equipos venidos a menos cuyo tope salarial oscila entre los 45 y los 50 millones de euros.

En la zona media están otros equipos que aspiran a colarse entre los de la zona alta. El Athletic de Bilbao, el Málaga, el Villarreal y la Real Sociedad pueden gastar entre 30 y 40 millones de euros, bastante más que Osasuna, Espanyol, Granada, Betis y Getafe, clubes que se mueven entre los 14 y los 23 millones.

¿Cómo se determina el tope salarial?

Estos límites se fijan a partir de la información histórica y reciente de las arcas de un club. Además, también se tienen en cuenta los contratos suscritos y hay que presentar un compromiso de reducción de gastos no deportivos que supere el 10%. Para ampliar el límite no hay nada como conseguir nuevas fuentes de ingresos, como por ejemplo un contrato televisivo. De ahí que José María del Nido y otros presidentes pongan el grito en el cielo viendo lo que cobran Barça y Madrid en ese apartado en comparación con los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *