El Barça deja vivo al Arsenal


El FC Barcelona desaprovechó una muy buena oportunidad para dejar sentenciada la eliminatoria de cuartos de final de la Champions League. El conjunto de Pep Guardiola jugó un gran partido, aunque se olvidó de rematarlo en los últimos 20 minutos. La salida de Theo Walcott le cambió la cara a los locales, que finalmente pudieron remontar un 0-2 adverso para terminar empatando 2-2 en el Emirates Stadium.

La primera parte fue de clarísimo dominio azulgrana. Los catalanes fueron un torbellino en los 15 primeros minutos, creando ocasiones por doquier que fueron desbaratadas por un inspiradísimo Manuel Almunia. A pesar de que la pelota no quiso entrar, la posesión de balón era para el Barça casi por completo, con porcentajes que incluso superaban el 70%. Wenger se dio cuenta de ello y decidió hacer un cambio que sorprendió a todo el mundo. Dio entrada a Eboué y mandó a los vestuarios a Andrei Arshavin, quien abandonó el terreno de juego con cara de pocos amigos.

Las ocasiones seguían sucediéndose, aunque con algo menos de claridad. Zlatan Ibrahimovic parecía que no tenía el día, no daba pie con bola. Sin embargo, justo al inicio de la segunda parte, el sueco aprovechó un pase largo de Gerard Piqué para marcar el primer tanto de la noche, el primero de los dos que iba a anotar en pocos minutos. El Arsenal era un juguete en las manos del Barça y otra vez volvió a aparecer ‘Ibra’, esta vez aprovechando un sensacional pase de Xavi, quien colocó un balón a la espalda de la defensa para que definiera con un trallazo casi imparable.

Los locales estaban desconcertados, no lograban tener el balón y parecían dar por perdida la eliminatoria. Pero Wenger todavía tenía una carta escondida bajo la manga, la del internacional inglés Walcott. El habilidoso y rápido atacante entró al terreno de juego sustituyendo a Sagna y la armó. En uno de los primeros balones que tocó, precedido por un error en la entrega de Sergio Busquets en el centro del campo, se metió dentro del área y batió a Víctor Valdés con un disparo raso que no iba demasiado colocado. Era el minuto 70 y todavía quedaba mucha eliminatoria por delante.

El público del Emirates se envalentonó y los ‘gunners’ se vinieron arriba. Walcott seguía creando peligro y Valdés tenía mucha más faena que en la primera mitad. En uno de los balones colgados al área, Cesc se quedó solo para empatar el partido y Puyol le trabó evitando el gol. Massimo Busacca lo vio a la perfección y señaló penalti. Además, el central catalán fue expulsado y no podrá jugar el partido de vuelta, al igual que Piqué, quien se lo perderá por acumulación de amarillas.

Cesc, que tampoco podrá jugar el partido de vuelta por acumulación de tarjetas, fue el encargado de lanzar el penalti. El capitán londinense disparó con toda su alma, tanto que se hizo daño y terminó lesionado. Valdés se lanzó a un lado y el balón entró prácticamente por el centro. Era el 2-2 a falta de cuatro minutos para el final. El Barça terminó pidiendo la hora en un partido que 20 minutos antes se veía más que ganado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.