Haaland llega para completar un Manchester City de ensueño

Haaland
Ahora sí que sí. Tengo la sensación de que a Pep Guardiola no se le escapará la Champions League la temporada que viene. Ha estado cerca en varias ocasiones y ya se veía en la final cuando ganaba en el Santiago Bernabéu y se cumplía el tiempo reglamentario. Sin embargo, no sentenciar la eliminatoria les pasó factura y ahora tendrán que volver a empezar. Eso sí, con Erling Haaland da la sensación de que volverlo a intentar costará menos.

El goleador que necesitaba el City

Joan Laporta llegó a ser muy optimista con la llegada de Haaland, aunque la verdad es que no tengo ni idea de cómo pretendía pagar tanto el traspaso como las comisiones y la ficha del jugador. Para el Manchester City eso era coser y cantar. Con todo el dinero del mundo se puede construir un equipo tan poderoso como el que tiene Guardiola a su disposición.

Tras la marcha del ‘Kun’ Agüero daba la sensación de que no había un goleador de los que terminan la temporada con unas cifras espectaculares. Gabriel Jesús es un buen ‘9’, pero todavía no ha sido capaz de dejarnos con la boca abierta. Tal vez tenga que seguir creciendo, o tal vez no. Más que nada porque con Haaland no va a tener esos minutos que tanto anhelaba.

Cláusula liberatoria y sueldo top

El delantero centro noruego llega por 60 millones de euros, que es la cláusula de rescisión que paga el City por un futbolista que les puede dar muchas alegrías. Eso sí, ha firmado por cinco temporadas y con una cláusula que le permite salir a partir del tercer año, algo que ya hizo cuando fichó por el Red Bull Salzburgo y por el Borussia Dortmund. Aunque claro, el que quiera llevárselo tendrá que pagar 150 millones de euros, que tal y como están las cosas no es calderilla.

Dicen que Haaland se embolsará nada más y nada menos que 20 millones de euros netos por cada una de las temporadas que vestirá de ‘citizen’, lo que le permite escalar hasta el top 4 de jugadores mejor pagados del mundo. Además, podrá ponerse a las órdenes de Guardiola, algo que le hacía especial ilusión. Y lo mismo se puede decir del de Santpedor, que soñaba su fichaje para acabar de una vez por todas con el gafe que le persigue en la Champions desde que abandonó el Barça.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.