La era Wenger termina con una nueva humillación del Bayern

Xhaka
Se acabó lo que se daba. A Arsène Wenger se le ha terminado el poco crédito que le quedaba y no hay ni un solo aficionado que desee su continuidad. Solo los dueños del club apoyan al francés, pero visto lo visto en los octavos de final de la Champions League no tengo nada claro que vayan a renovar su confianza.

Nadie creía en la remontada tras el 5-1 de la ida en el Allianz Arena. Sin embargo, tampoco era fácil pronosticar un 1-5 en el Emirates Stadium. El Bayern de Múnich le pasó la mano por la cara al Arsenal una vez más, sobre todo tras la expulsión de Laurent Koscielny que propició la remontada y la goleada.

Walcott dio falsas esperanzas

Hablo de remontada porque los ingleses se adelantaron en el marcador por mediación de Theo Walcott. Fue en el minuto 20, cuando recibió un pase de Olivier Giroud que le permitió plantarse a pocos metros de Manuel Neuer. No tenía demasiado ángulo, pero simuló que iba a centrar y soltó su cañón para sorprender al internacional alemán.

El público se animó y se empezó a hablar de remontada. Eso sí, con la boca pequeña. Los ‘gunners‘ buscaron la portería rival con más confianza que al principio y a punto estuvieron de lograr el segundo, pero finalmente se llegó al descanso con el 1-0.

El recital que sentencia a Wenger

Bayern-Emirates
Tras la reanudación llegó el fin de la era Wenger. Robert Lewandowski empató desde el punto de penalti en el minuto 55 y a partir de ahí se inició el recital bávaro. Arjen Robben hizo el 1-2 en el 68, Douglas Costa el 1-3 en el 78 y Arturo Vidal cerró la goleada con un doblete marcando en los minutos 80 y 85.

Alexis no se comportó como un profesional

A todo esto, Alexis Sánchez se tapaba la cara en el banquillo para que las cámaras no le pillaran partiéndose de risa. El chileno fue sustituido a falta de un cuarto de hora para el final y pareció disfrutar con la goleada que encajó su equipo. Vale que Wenger no es de su agrado, pero de ahí a reírse cuando están goleando a sus compañeros… Me parece una falta de respeto hacia ellos, hacia el club y hacia los aficionados.

Wenger vio otro partido

La rueda de prensa posterior al partido fue de lo más surrealista. Wenger echó la culpa al árbitro y dijo que pudieron competir con el Bayern. ¿Cómo se puede tanta cara?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.