Se cumplen 15 años desde la muerte de Andrés Escobar


Nunca un autogol le había costado tan caro a un futbolista. La injusticia se cebó criminalmente contra Andrés Escobar cuando el defensa de la selección colombiana se marcó un autogol en el partido de la fase de grupos que disputaron frente a Estados Unidos, la anfitriona de aquel Mundial de 1994. Tras quedar eliminados, los narcotraficantes colombianos le asesinaron 10 días después de la desafortunada jugada.

Humberto Muñoz Castro fue el asesino que disparó hasta en 12 ocasiones con su pistola. El jugador falleció en el acto y toda Colombia lloró su trágica muerte. Al parecer, dicen que todo fue debido a que los narcotraficantes colombianos apostaron mucho dinero por Colombia. La selección sudamericana llegaba en un estado de gracia excepcional y la verdad es que era una de las favoritas a ganar el Mundial con Valderrama a la cabeza.


Desgraciadamente, y como siempre suele suceder, el asesino ya está en la calle pese a que en un principio le cayeron 43 años de prisión. Su condena ha sido rebajada por el juez hasta los 23 años y desde el 2005 goza de libertad condicional. Una auténtica vergüenza que tenemos que ver todos los días en todos los países del mundo.

En julio de 2002 se levantó un monumento en honor a Andrés Escobar, un futbolista humilde que lo dio todo por su selección. El siguiente vídeo muestra en 2 partes lo que se ha convertido en una de las desgracias más grandes del mundo del fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.