Un linier se vuelve loco en un partido amistoso en Brasil

El linier que vais a ver ahora se volvió completamente loco cuando un jugador del Paysandú, Carlos Eduardo, le derramó una botella de agua por la cabeza en disconformidad con la decisión que había tomado. La reacción del linier fue sorprendente, queriendo agredir al jugador a toda costa.

El partido amistoso enfrentó a los equipos brasileños del Paysandú y el Cametá. El central se quiso justificar tras el partido:

Vino y me dijo que estaba muy caliente. Él lo estaba más todavía y decidí calmarle con el agua.

El linier, por su parte, también dejó claro el porqué de su reacción:

Entré para ver qué le había sucedido al jugador lesionado y me echó agua en la cara. Entonces decidí acercarme porque somos hombres no chiquillos.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.