Argelia elimina a la Rusia de Capello para hacer historia

Argelia Rusia
Fabio Capello y la selección rusa no han dado la talla en el Mundial de Brasil. El fracaso del seleccionador que más cobra ha sido mayúsculo y no me extrañaría que en los próximos días se anunciara su destitución. En un principio querían que fuera el hombre encargado de asumir la dirección de un combinado que aspira a llegar en las mejores condiciones posibles a su Mundial, el que se celebrará en 2018. Pero está claro que la imagen que han ofrecido en los tres partidos disputados deja mucho que desear.

Tres partidos para olvidar

Empataron ante la débil Corea del Sur de milagro, perdieron ante Bélgica sin discusión y ayer no fueron capaces de pasar del empate a uno ante Argelia, una selección que se ha clasificado para los octavos de final por primera vez en su historia.

Kokorin dio esperanzas a los rusos

Kokorin adelantó a los de Europa del Este en el minuto 6. Lo hizo tras rematar de cabeza un centro de Dmitri Kombárov, que se la puso con rosca al primer palo, por donde apareció para dejar clavado como una estatua a Raïs M’Bolhi, el meta africano.

El catenaccio es peligroso

Capello
A partir de ese momento Rusia se empapó del catenaccio que tan bien conoce Capello. Decidió mantener el gol de ventaja y no quiso dar pasos en falso por si las moscas. Eso a veces sale bien, pero no siempre. Y ayer fue uno de esos días en los que acabas pagando tu racanería.

El gol que agitó las calles de Argelia

En el minuto 60 llegó el tanto del empate, el que clasificaba a Argelia. Brahimi botó una falta lateral con mucha intención. Afinkeev se la comió con patatas (menudo Mundial más malo que ha hecho) y Slimani remató de cabeza a placer. Los argelinos enloquecían, pero todavía les quedaba media hora por delante. Media hora para apagar los conatos de remontada de los rusos, que con Dzagoev ganaron en creatividad, pero Kerzhakov no aprovechó la mejor ocasión, que fue un disparo cruzado que no sorprendió a M’Bolhi.

Argelia se enfrentará a Alemania por un puesto en cuartos de final y Rusia volverá a casa con la sensación de haber hecho uno de los peores Mundiales de su historia. Capello, que primero se quejó amargamente del árbitro, acabó aceptando la derrota y dijo que el de Brasil era el mejor Mundial que había visto en su vida, tal vez para quitarle hierro a una eliminación para la que no se aceptan excusas baratas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.