Arranca la Supercopa de España que nadie quiere ver

Barcelona-Arabia-Saudi
Nadie quiere verla. Bueno sí, a todos nos gusta el fútbol y queremos ver buenos partidos, pero después de llevarse la Supercopa de España a Arabia Saudí a uno le apetece más quedar con sus amigos o cenar tranquilamente con la familia. Lo de Luis Rubiales es una pantomima de las buenas y no hay quien se trague sus argumentos para defender que ha sido un buen movimiento el que han llevado a cabo.

Negocio y cachondeo

Lo de que el fútbol sea un negocio es algo que hemos asimilado con el paso de los años. No somos tan ingenuos como para pensar que vamos a poder ver todos los partidos en abierto. Sin embargo, hemos pasado de un extremo al otro, hasta tal punto que ya ni siquiera podemos disfrutar de una competición como la Supercopa de España, que si ya tenía poco interés, imagínate ahora…

Rubiales se ha dejado llevar por el dinero y encima nos ha querido contar una historia que es cómica. Dice que se jugará en Arabia Saudí porque “se van a beneficiar las mujeres y los hombres que viven allí” y que va a servir “para transformar el país”. De risa.

El Valencia, el club más perjudicado

Los aficionados están enfadados y no todos los clubes están contentos. El Valencia piensa recurrir a la justicia por lo que considera que es un reparto económico de los beneficios que no es equitativo. Ganarán menos que Barça, Real Madrid y Atlético de Madrid, y lo peor de todo no es eso, sino que Mestalla se quedará sin su partido de Supercopa y tendrán menos opciones de ganarla, ya que hay que superar las semifinales y luego la final, en vez de afrontar una eliminatoria a doble partido como se ha hecho toda la vida. En definitiva, el invento solo convence a quienes se van a llenar el bolsillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.