Estudiantes campeón de la Copa Libertadores


Tras 39 años de sequía en la competición más importante de América, Estudiantes de La Plata volvió a levantar una Copa Libertadores. Aunque nadie daba un duro por ellos en su visita al estadio Mineirao de Belo Horizonte, supieron estar enchufados en el partido durante los 90 minutos y lograron ganar al Cruzeiro con una remontada que se materializó con el 1-2 de Mauro Boselli.


Los ‘pinchas’ estarán en el Mundial de Clubes que se disputará en Abu Dabi en diciembre. Por fin pueden levantar una Libertadores reciente, pues las otras tres que tienen son de los años 1968, 1969 y 1970. Gastón Fernández y Mauro Boselli hicieron posible un sueño en el que muchos no confiaban antes de empezar el partido, pues en la ida el resultado fue de 0-0.


Estudiantes supo acabar con todas las acometidas brasileñas que trataban de hacer daño por el centro. Por ello, los locales tuvieron que buscarse la vida abriendo el juego por bandas e intentando sorprender con algún centro. Además, los argentinos salían a la contra muy cómodamente y Mauro Boselli dio el primer susto fallando una ocasión muy clara ante el meta Fabio. Poco después, Wellington Paulista trasladó el peligro a la otra portería pero Pablo Andújar estuvo muy atento para evitar cualquier chance de gol.


Nada más iniciarse la segunda parte, a los 6 minutos, Henrique adelantó a los suyos gracias a un lejano disparo que se coló al fondo de las mallas tras ser ligeramente desviado con la rodilla por Leandro Desábato. Las 65.000 almas que se dieron cita en el Mineirao enloquecían.


Pero Estudiantes no se iba a rendir. Tan sólo 5 minutos después, ‘La Gata’ Fernández empató la contienda tras aprovechar un gran centro de Cristian Cellay. A partir de ahí los argentinos se vinieron arriba y el segundo tanto no tardó en llegar. ‘La Brujita’ Verón sacó un córner en el 72 con una rosca endiablada y Mauro Boselli apareció para hacer lo que mejor sabe hacer, marcar goles. Consiguió elevarse hasta el cielo de Belo Horizonte y remató impecable de cabeza picando el balón. Fabio no pudo llegar y la Copa Libertadores ya volaba hasta La Plata.


El último cartucho de los locales fue Diego Ribeiro. Su entrada, en el minuto 74, aportó mucho peligro. A cinco minutos del final estrelló un balón en el larguero y poco después volvió a tener una ocasión muy clara que no supo definir como debía. Así pues, sólo queda felicitar a Estudiantes de La Plata por su cuarta Copa Libertadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.