Goleadas de Atlético y Valencia en la Copa del Rey

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Valencia gol
Atlético de Madrid y Valencia van a estar en el sorteo de los cuartos de final de la Copa del Rey que se va a celebrar a las 12 del mediodía. Los madrileños tumbaron al Rayo Vallecano en el Vicente Calderón por un contundente 3-0, mientras que el Valencia hizo lo propio a domicilio con el Granada, que en ningún momento tuvo opciones de darle la vuelta a una eliminatoria que perdió en Mestalla.

Atlético de Madrid 3-0 Rayo Vallecano

Sin problemas para los del Cholo Simeone. Jackson Martínez se quedó una vez más sin ver puerta, pero Ángel Correa resolvió la papeleta abriendo la lata en el primer tiempo con un golazo. El argentino recibió de Yannick Ferreira Carrasco y buscó un disparo potente que le salió a pedir de boca. El balón tocó en el larguero antes de entrar y los aficionados se pusieron en pie para celebrarlo. Eso pasó en el minuto 39.

El Rayo no le perdió la cara al partido y buscó el gol del empate, el que iba a forzar la prórroga. Sin embargo, éste no llegó y Antoine Griezmann saltó al terreno de juego para resolver la eliminatoria con dos goles de oportunista. El primero subió al marcador en el minuto 80 tras un saque de esquina y el segundo en el 90, cuando Yoel se equivocó al intentar despejar un pase a la espalda que le superó.

Atletico gol Correa

Granada 0-3 Valencia

Menos sufrió el Valencia, que afrontaba el partido de vuelta con el 4-0 de la ida. Los de Gary Neville se dieron una alegría tomándose el partido muy en serio. Las primeras ocasiones fueron para los locales, pero el canterano Zahibo fue quien abrió la lata en el minuto 41 con un buen remate de cabeza a la salida de un córner.

La sentencia definitiva tuvo lugar en el segundo acto. Paco Alcácer hizo bueno un pase a la espalda con el que se quedó solo para definir en el minuto 63, mientras que Pablo Piatti cerró la cuenta a falta de 5 para el final desde el punto de penalti. Kelava adivinó sus intenciones, pero su estirada no fue suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *