Los 5 motivos principales por los que el Barça está perdiendo LaLiga

Camp-Nou
El Barça está viviendo una temporada turbulenta. Es un equipo que está acostumbrado a ganar en la última década con gran facilidad. Pero poco a poco este dominio se va apagando, y mientras el juego característico que enamoró al mundo del fútbol brilla por su ausencia, los resultados están dejando de acompañar también. Enumeramos los motivos de la baja forma del Barça.

1. Una plantilla envejecida

Haber ganado 4 Ligas en los últimos 3 años es realmente una proeza que se debe achacar al increíble compromiso de la base estructural que sostiene al equipo hace años. La columna vertebral de Piqué, Busquets, Suárez y Messi sostiene al equipo en base a resultados. Y sobre todo Messi, que no hace falta enumerar las proezas que realiza para mantener el bote a flote deportivamente.

Pero indudablemente, en el fútbol los años pesan, y el combustible se hace cada vez más escaso a medida del paso del tiempo. Y se nota aún más hoy en día con partidos cada 3 días.

Y si el Barça puede arrepentirse de algo, es de no encontrar sustitutos reales a estos jugadores. Parece que lo intentaron, pero el fracaso en este ámbito es claro y evidente.

2. Fracaso en el mercado de fichajes

Los últimos fichajes con impacto real y positivo en el Barça fueron en el verano del 2014: Luis Suárez, Ter Stegen y Rakitic. 165 millones de euros de los que resultaron un triplete un año después: Liga, Copa y la última Champions ganada por el club en 2015. El verano de ese año vio llegar a Arda Turan y Aleix Vidal. El primero pasó los últimos años de su contrato en préstamos y el segundo regresó al Sevilla en 2018.

Verano 2016, llegaron André Gomes, Paco Alcácer, Umtiti, Digne, Cillessen y Denis Suárez. Solo Umtiti permanece en el equipo, alternando lesiones y una baja de forma permanente.

Verano 2017, gastos de 375 millones por Dembele, Coutinho, Paulinho, Semedo, Yerry Mina, Deulofeu y Marlon. Dembele se perdió más partidos por lesión que los que jugó, Coutinho no se adaptó al club y de esta lista solo Semedo continua, pero sin generar un impacto en el juego.

Y en el verano anterior al actual, fueron Malcom, Lenglet, Arthur, Vidal, Murillo y Prince Boateng. Lenglet y Vidal son dos jugadores que, sin brillar, son fijos en el equipo.

Boateng se suma a una lista de delanteros que el club persigue continuamente ante la sorpresa de los fans y las risas de los aficionados rivales. Se especuló este año con delanteros como Ángel Rodríguez, Chimy Ávila, Bakambu y Willian José. El único que faltaría para completar el combo de personajes es el excéntrico Mario Balotelli, del cual algunas fuentes tampoco dudan que se hicieron gestiones por él.

3. Fracaso en los despachos

Ningún club en el mundo tiene un acierto del 100% en su política de fichajes. No se trata de un ejercicio científico y de resultados exactos. Pero el Barça tiene algo que no tiene ningún otro club: el atractivo y el dinero. La capacidad de atracción de jugar con el mejor jugador del mundo. La capacidad financiera del club con más ingresos en el planeta.

Sin embargo, el FC Barcelona no tiene en absoluto una posición dominante en el mercado de fichajes principalmente por malas decisiones a nivel dirigencial. En 2016 el club echó a su director deportivo Andoni Zubizarreta y hoy en día, las decisiones las toman un grupo numeroso de figuras. Esto genera un tejemaneje de decisiones, opiniones y voluntades (muchas motivadas por el poder) que no piensan en el beneficio a largo plazo del club y mucho menos en una armonía con la idea de juego del equipo.

Barcelona-ciudad-deportiva

4. Manejos caóticos de la dirigencia

El presidente Bartomeu quedó en jaque con el manejo de la salida de Valverde en enero. El club sondeó a Xavi, quien negó públicamente cualquier interés en volver al Barça. Los otros entrenadores en la lista eran Koeman y Pochettino, ninguno de los cuales estaba disponible. Terminaron eligiendo a Setién quien el mismo se dijo sorprendido por el llamado del Barça. El equipo no mejoró en ningún aspecto táctico y ciertas falencias defensivas son incluso más evidentes hoy.

Por si fuera poco, en febrero se destapó la polémica de la agencia I3 Ventures a la cuál presuntamente el presidente contrató para difundir ‘fake news’ en contra de figuras opositoras a la dirigencia actual e incluso de jugadores como Messi, Piqué y Xavi.

5. Sin perspectivas a futuro

A nivel deportivo, se dejó de confiar en la cantera. La junta directiva nombró a Patrick Kluivert como director de la Masia. Un hombre del fútbol, pero sin experiencia a nivel de juveniles. Incluso su único paso como director deportivo del PSG fue un rotundo fracaso.

Y a nivel dirigencial, se sigue tropezando con la misma piedra. La última en la lista es la de la venta de Arthur a la Juventus, uno de los jugadores con más proyección a nivel mundial, y a cambio se incorporó a un jugador de 30 años, Pjanic.

La plantilla necesita una renovación profunda, y sin un cambio en la directiva, esto no sucederá hasta el 2021 en el que se hagan elecciones. La pasividad de la masa social del Barça tampoco da esperanzas a que se manifiesten y metan presión para que el nuevo régimen que entre pueda cumplir con la ardua tarea de limpiar y recomponer los platos rotos de los últimos 5 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.