Se rumorea que Messi no renovará


El Barça no quiere hablar de una nueva renovación del contrato de Leo Messi. Ya se lo revisaron el año pasado con una ampliación que le ata al club catalán hasta el 30 de junio de 2018. Le incrementaron su ficha hasta los 16 millones de euros anuales siempre y cuando cumpliera una serie de objetivos muy asequibles, como por ejemplo disputar el 65% de los partidos oficiales o clasificar al equipo para la Champions League.

Cristiano le ha superado… en salario

Su cláusula de rescisión es de 250 millones de euros. Eso significa que es casi imposible que un club esté dispuesto a pagar lo que cuesta. El único problema podrían tenerlo en el caso de que Messi no se sintiera a gusto y quisiera marcharse. Él siempre ha dicho que quiere jugar en el Barça y retirarse en Argentina, pero quién sabe si habrá cambiado de decisión después de la suculenta renovación de Cristiano Ronaldo, quien en estos momentos es el futbolista mejor pagado del mundo por los 17 millones de euros netos que se embolsa desde que firmó su nuevo contrato con unas gafas de pasta que no le pegan ni con cola.


Es un duelo de egos del que siempre se le ha desmarcado, pero es probable que no pueda vivir con eso de saber que CR7 cobra más que él teniendo menos Balones de Oro. Sabe que algún club de la Premier League (y quién sabe si el Inter de Milán) podría satisfacer sus deseos a base de petrodólares, así que ya veremos qué es lo que pasa en los próximos meses.

La directiva no cree en otra renovación

De momento, para rebajar la tensión y quitarle importancia a los rumores, Javier Faus ha dejado muy claro que no van a renovar a un jugador cada seis meses. El vicepresidente económico del club apela a la lógica para cerrar el debate:

No sé por qué tendríamos que hacerlo de nuevo, no tenemos por qué presentar una mejora de contrato cada seis meses.


Pese a sus comentarios sobre el tema, también ha reconocido que esa no es una decisión que deba tomar él. La responsabilidad es de la parcela que lidera Andoni Zubizarreta, el actual director deportivo que recientemente amplió su contrato hasta el 30 de junio de 2016.

En cualquier caso, aunque Messi no volviera a renovar, en 2018 se marcharía a coste cero con 31 años a sus espaldas, así que ya no sería un caramelo tan apetecible como lo es ahora. Y menos después de una carrera deportiva tan intensa que seguramente le pasará factura dentro de unos años. El caso de Víctor Valdés es distinto porque es portero, pero La Pulga vive de su chispa y eso se va perdiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.