Chelsea y Arsenal jugarán la final de la Europa League

Chelsea-celebración
En los últimos años siempre se ha dicho que los clubes ingleses no daban pie con bola en las competiciones europeas. Sin embargo, eso ha cambiado de forma radical esta temporada, ya que la final de la Champions League la disputarán el Tottenham y el Liverpool, mientras que la final de la Europa League será cosa de Chelsea y Arsenal.

El Chelsea tuvo que encomendarse a la suerte

Habrá derbi londinense en la final de la segunda competición europea porque ambos hicieron los deberes en el partido de vuelta. El Chelsea tuvo que pelear hasta el final doblegando al Eintracht de Frankfurt en la tanda de penaltis. Loftus-Cheek había adelantado a los ‘blues’ en la primera parte, pero Jovic forzó la prórroga con un gol tras la reanudación. En los penaltis, Kepa fue decisivo y los de Maurizio Sarri pelearán por el título.

El Arsenal llegó a sufrir un poco en Mestalla. Un poco porque sus goleadores aparecieron para acabar con el conato de remontada. Vencieron por 2-4 pese a los dos goles de Kevin Gameiro, ya que Lacazette vio puerta y Pierre Emerick Aubameyang anotó un ‘hat-trick’ que le confirma como uno de los mejores delanteros del mundo.

El Arsenal, casi en la obligación de ganar la final para estar en la próxima Champions

Lacazette-y-Aubameyang
El Arsenal llegará con más presión que el Chelsea a la final. Los de Unai Emery difícilmente se clasificarán para la Champions League por su clasificación en la Premier League, puesto que el Tottenham, que es cuarto, les aventaja en tres puntos a falta de una jornada y les basta con un punto en casa ante el Everton para sellar su clasificación sin depender de lo que suceda en la final del Wanda Metropolitano.

Podríamos pensar que si el Chelsea gana la Europa League la plaza directa a la Champions la aprovecha el Arsenal, pero eso no es así. Solo los cuatro primeros de la Premier irán a la próxima Champions, y si el Arsenal termina quinto o sexto en la competición doméstica y no gana la Europa League, se quedará un año más fuera de la principal competición europea. La plaza sobrante la ocuparía el campeón de la liga austriaca, el Red Bull Salzburgo, que este verano no tendría que empezar la pretemporada antes de tiempo para preparar la fase de clasificación de la Champions. Iría directamente a uno de los bombos del sorteo de la fase de grupos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.