El Barça de Valverde quiere el triplete

Jordi-Alba-y-Leo-Messi
El Barça no tuvo demasiados problemas para darle la vuelta a una eliminatoria que se les complicó en Cornellà-El Prat. Los hombres dirigidos por Ernesto Valverde levantaron el 1-0 de la ida ganando por 2-0 gracias a los goles de Luis Suárez y Leo Messi.

Mucho Messi

El argentino volvió a brillar por encima de los demás. No fue su día de más inspiración, pero cada vez que tocaba el balón se sabía que podía pasar algo. De hecho, los goles llegaron gracias a recuperaciones a las que no nos tiene acostumbrados.

Abrió la lata su amigo Suárez, que a lo largo de la noche desperdició más de una ocasión clara. El uruguayo remató de cabeza un centro medido de Aleix Vidal, que ya veremos si finalmente sale en el mercado de invierno para vestir la camiseta de la Roma.

gol-de-cabeza-de-Suarez
Eso pasó en el minuto 9, y en el 25 fue Messi quien desniveló la eliminatoria de cuartos de final de la Copa del Rey a favor de los azulgrana. El ’10’ lo intentó más que nadie en una jugada un tanto liada, y acabó disparando con la fortuna de ver como Naldo desviaba el balón de forma involuntaria engañando a Pau López, que no pudo reaccionar a tiempo para evitar el segundo.

El Espanyol fue defensivo hasta con el 2-0 en contra

Lejos de ir a por el gol que les habría dado la clasificación, el Espanyol mantuvo se planteamiento, bien replegado atrás para evitar que el Barça abriera más brecha en el marcador. De ahí que apenas tuviera ocasiones para meterse en las semifinales de la Copa del Rey. Quique Sánchez Flores era consciente de que no sea podían ir al ataque a lo loco, a pesar de que acabó con tres delanteros sobre el césped: Gerard Moreno, Leo Baptistao y Sergio García.

Coutinho debutó con la camiseta del Barça

Victor-Sanchez-y-Coutinho
Los aficionados culés no solo celebraron la victoria y la clasificación que les permite soñar con el triplete. También esbozaron una sonrisa por el debut de Coutinho, un futbolista que va a darles muchas alegrías. Ayer se le vio bastante suelto, atreviéndose con gestos técnicos que denotan que es un jugador diferente. Cometió un par de errores por buscar esa verticalidad que tanto se agradece cuando el tiki-taka se hace soporífero. Seguro que hablaremos mucho de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *