El Barça golea en París con un Luis Suárez estelar

Xavi Pique y Busquets
Salvo milagro que pocos esperan, el Barça estará en las semifinales de la Champions League. Se lo ha ganado a pulso después de golear a un débil PSG por 1-3. Las bajas de los parisinos, que no pudieron contar con hombres tan importantes como Zlatan Ibrahimovic, Marco Verratti o Thiago Motta, pesaron demasiado.

Más enchufados y más acertados

El Parque de los Príncipes fue un escenario perfecto para los hombres de Luis Enrique. Dominaron el partido a su antojo y regresaron a casa con un gran resultado sin completar los mejores 90 minutos de la temporada. No les hizo falta porque su tridente de arriba estuvo tan letal como de costumbre.

El primero de la noche lo hizo Neymar. El brasileño se benefició de una recuperación de balón de Sergio Busquets, que se la dio a Leo Messi para que encarara a la defensa. El argentino vio al brasileño solo en la banda derecha y se la dio lo antes posible para que encarara Sirigu. El ’10’ de la canarinha no se puso nervioso y definió con calma, buscando el palo largo.

Luis Suarez y Neymar
Eso pasó en el minuto 18, justo cuando Thiago Silva pidió el cambio por problemas musculares. Su puesto lo ocupó un David Luiz que en teoría no iba a jugar por lesión, pero la baba de caracol le permitió estar sobre el césped. Eso sí, seguro que Laurent Blanc se arrepintió de darle minutos, ya que en el segundo y en el tercero del Barça no estuvo nada fino.

Doblete de Suárez

Los anotó Luis Suárez, que silenció a todos aquellos que le habían criticado por los errores que cometió el pasado sábado en el Sánchez Pizjuán. El primero de ellos, en el minuto 67, me recordó a su última temporada en el Liverpool. Se enfiló hacia la portería desde la banda derecha para marcharse de David Luiz y no tuvo problemas para dejar atrás a Marquinhos. No definió del todo bien, pero Sirigu no es un porterazo y se la comió con patatas.

El segundo que marcó, el que sentenció la eliminatoria, llegó en el minuto 79 y fue otro golazo. Le volvió a tirar un caño a David Luiz y se plantó solo ante el meta local. No se puso nada nervioso y envió el balón a la escuadra. Fue, sin duda, el colofón a su mejor noche desde que llegó al Barça.

David Luiz y Luis Suarez

Gol en propia puerta de Mathieu

Lo más curioso de todo es que el gol del honor de los parisinos llegó cuando peor lo estaban pasando. Un disparo de Lucas Moura se envenenó por culpa del pie izquierdo de Jérémy Mathieu, que trató de despejar el balón y despistó a un Marc-André Ter Stegen que volvió a estar a un gran nivel.

Fue lo único negativo para los culés en una noche que recordarán. El PSG no perdía en el Parque de los Príncipes en una noche europea desde 2006. Encadenaba 22 victorias y 11 empates hasta ayer, que es cuando el tridente de lujo se puso manos a la obra para encarrilar una clasificación que les permite pensar en la Liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.