El Clásico de Copa se decidirá en el Bernabéu

empate-Clasico
Se cumplieron los pronósticos de quienes confiaban en ver a un Real Madrid capaz de dar la cara en el Camp Nou. La ida de las semifinales de la Copa del Rey se saldó con un empate a uno que deja la eliminatoria muy abierta, si bien es cierto que los blancos parten con ventaja porque un 0-0 les vale para meterse en la gran final.

Toda la carne en el asador

Ni Solari ni Valverde reservaron a sus mejores jugadores. Solo el extremeño tuvo que ser prudente con Leo Messi, a quien dejó en el banquillo y dio entrada a falta de media hora para el final. Sin embargo, el ’10’ culé no pudo hacer mucho y tendrá que demostrar todo su talento en el partido de vuelta, que por cierto no se jugará hasta dentro de tres semanas (se va a enfriar un poco la cosa, ¿no?).

El Madrid dio primero con un Vinícius muy atrevido

El Madrid salió convencido de sus posibilidades, algo que tiene mucho que ver con los buenos resultados obtenidos en las últimas semanas. El equipo ha recuperado la confianza perdida y eso se nota. Además, Solari ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de alinear a los que están mejor. Vinícius lo puede corroborar, ya que anoche pudo disputar su primer Clásico y la verdad es que no lo hizo nada mal.

gol-de-Lucas-Vazquez
El brasileño mostró el descaro que le caracteriza. No sabe jugar de otra forma. No estuvo acertado, eso sí, aunque de sus botas partió el balón que acabó en el 0-1 del Madrid obra de Lucas Vázquez. Encaró a Gerard Piqué, la puso al segundo palo para Karim Benzema y el francés lo hizo de lujo para habilitar al gallego, que se anticipó a Clément Lenglet para estrenar el marcador.

Error de Ramos en el 1-1

El Barça trató de darle la vuelta a la tortilla, pero lo cierto es que le costó mucho sentirse cómodo. En la primera parte apenas creó peligro, y tuvo que esperar al segundo tiempo para igualar el tanteador gracias a un buen disparo de Malcom. El brasileñó se hizo con rechace del poste a tiro de Luis Suárez y la puso muy ajustada al palo, tanto que Sergio Ramos creyó que el balón se iba a perder por línea de fondo y no puso la cabeza para despejarlo.

Como he comentado, creo que cualquier cosa puede pasar en el Bernabéu si el Madrid llega en un buen momento, ya que dentro de tres semanas podría estar tan mal como estaba hace un mes. Veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.