El Liverpool no sabe qué hacer con Balotelli

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Mario Balotelli Milan
Menudo pufo. Menudo paquete. Lo de Mario Balotelli se puede definir de muchas formas, pero en ninguna de ellas sale bien parado. El futbolista italiano de origen africano, uno de los más sobrevalorados de la historia desde hace mucho tiempo, sigue arrastrándose por los campos de fútbol de media Europa con su sueldo astronómico.

¿El peor fichaje de la historia del Liverpool?

El Liverpool apostó por él pagando 20 millones de euros para que se convirtiera en el sustituto ideal de Luis Suárez, pero en su primera temporada solo marcó un gol en la Premier League. Eso provocó un aluvión de críticas y el club no tuvo más remedio que buscarle una salida, pero por desgracia no pudieron concretar un traspaso con el que se lo habrían quitado de encima.

En San Siro no ha recuperado la confianza perdida

Solo el Milan, que le había traspasado con una sonrisa de oreja a oreja a pesar de los 14 goles que había marcado en su última campaña, fue capaz de tenderle la mano para quedárselo en calidad de cedido sin que su sueldo se desplomara, que era lo que podía pasar si se atendía a otras ofertas de clubes con menos caché que querían jugársela.

Sinisa Mihajlovic ha hecho todo lo posible por encontrar la mejor versión de Super Mario, pero lo cierto es que el internacional transalpino sigue defraudando a sus fans. En lo que va de curso solo ha jugado nueve partidos de la Serie A, dos como titular, y lleva un triste gol de falta anotado en campo del Udinese.

Balotelli banquillo

De vuelta a Anfield, donde no le quieren

La cesión termina el próximo 30 de junio y el Milan no ejercerá su derecho a compra. Eso significa que el Liverpool tendrá que ingeniárselas para venderlo, algo que le obliga a mirar a ligas como la china, la estadounidense o la catarí, donde tal vez estarían dispuestos a cometer una locura. Lo que está claro es que Roberto Mancini, con quien acabó peleado en el Manchester City, tenía razón al decir que podía acabar tan mal como Adriano. Y cuidado porque solo tiene 25 años…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *