Goleada escandalosa de Alemania a Brasil: Del Maracanazo al Mineirazo

BRASIL VS. ALEMANIA
¡1-7! Lo que presenciamos ayer fue histórico y escoció mucho más que el legendario Maracanazo de 1950, cuando Brasil perdió la final del Mundial ante Uruguay en el estadio de Maracaná, en Río de Janeiro. Ayer era una semifinal y se jugó en el Estadio Mineirão de Belo Horizonte, pero la derrota fue más dolorosa porque los goles de Alemania llegaban con suma facilidad.

Los de Joachim Löw hicieron lo que quisieron, igual que Angela Merkel cuando se reúne con Mariano Rajoy y otros presidentes de países del sur de la Unión Europea. Mandaron con puño de hierro desde los primeros minutos y dejaron sentenciada la semifinal en el minuto 29, cuando ya mandaban por 0-5.

Brasil, un juguete en manos de Alemania

Brasil Alemania 9
Marcelo tuvo la primera ocasión del partido con un disparo desde fuera del área que se fue desviado. Fue el primer aviso de Brasil antes del recital teutón, que empezó con el 0-1 de Thomas Müller en el minuto 11. El delantero del Bayern de Múnich remató a gol un córner botado por Toni Kroos, que ayer se lució para que los aficionados madridistas se froten las manos ante su llegada.

El segundo fue obra de Miroslav Klose, que pasa a la historia como máximo goleador de los Mundiales con 23 tantos. Llegó en el minuto 23 e inició un chorreo de goles histórico, ya que en seis minutos marcaron cuatro. El tercero y el cuarto fueron obra de Kroos en los minutos 25 y 26, y el quinto fue cosa de Sami Khedira en el 29. Eran cinco goles para llegar al descanso, una bofetada mayúscula que noqueaba a la canarinha.

Brasil Alemania 2
Tras la reanudación no cambió nada. Mientras los aficionados brasileños lloraban en la grada y más de uno se acordaba de las bajas de Neymar y Thiago Silva, la Mannschaft salió a por más y completó su goleada gracias al acierto de André Schürrle. El delantero centro del Chelsea hizo el sexto y el séptimo en los minutos 68 y 78 para escandalizar hasta a los más viejos del lugar. Mesut Özil pudo hacer el octavo, pero no estuvo acertado ante Julio César y Oscar sí que aprovechó su ocasión en el último minuto para batir a un Manuel Neuer que había estado impecable en la segunda parte.

Ahora Alemania espera al vencedor de la semifinal que disputarán esta noche Argentina y Holanda. No tiene preferencias, ni debería tenerlas si es capaz de jugar como lo hizo anoche. Al toque y con la calidad que tienen los jugadores de medio campo hacia arriba, es muy difícil que se les escape este Mundial que supondría la cuarta estrella de campeones (lo ganaron en 1954, 1974 y 1990).

Brasil Alemania 10

Pitos para Fred

Todos los jugadores de la verdeamarelha se llevaron pitos, pero hubo uno que fue señalado con más insistencia. Fue Fred, el delantero del Fluminense. El público le recordó que solo ha marcado un gol en este Mundial y le pitó porque apenas aporta algo positivo a la selección. Brasil siempre ha tenido grandes delanteros, artistas como Romario o Ronaldo que eran capaces de inventarse goles cuando estaban rodeados de contrarios. Fred no es así, es un rematador nato al que le cuesta aclararse con la pelota en los pies.

Luiz Felipe Scolari trató de defender a sus jugadores y entonó el mea culpa tras el partido. Dijo que era el máximo responsable de la catástrofe y pidió disculpas por no haber llegado a la final.

Récords positivos y récords negativos

Fue un partido histórico en el que los alemanes batieron récords positivos y los brasileños batieron récords negativos:

Brasil Alemania 6
Klose, máximo goleador de la historia de los Mundiales: Con sus 16 tantos logró superar a Ronaldo e igualó el récord de partidos ganados que poseía Cafú en solitario (16).

– Cuando Khedira marcó el quinto, los alemanes se convirtieron en la selección que más goles ha marcado en la historia de los Mundiales con 223 tantos (dos más que Brasil).

– Thomas Müller marcó el gol número 2.000 de la selección alemana y se convirtió en uno de los tres futbolistas que han logrado marcar cinco goles o más en dos Mundiales. Solo lo habían conseguido el peruano Teófilo Cubillas (cinco en 1970 y cinco en 1978) y su compañero Klose (cinco en 2002 y cinco en 2006).

– Kroos, con sus dos goles en 69 segundos, anotó el doblete más rápido en la historia de un Mundial.

Brasil Alemania 19
– Nunca antes en un Mundial se habían marcado cinco goles en 29 minutos.

– Se marcaron cuatro goles en seis minutos (del 23 al 29), un tiempo récord para marcar esa cantidad de tantos en un Mundial.

– Fue la peor derrota de Brasil en un partido oficial, solo igualada por el 6-0 que le endosó Uruguay en el Sudamericano de 1920.

– Brasil nunca había recibido siete goles en un partido oficial. Cuando recibió más fue ante Yugoslavia (8-4) en un amistoso disputado en 1934.

– Junto a Suiza, que perdió por 7-5 ante Austria en los cuartos de final del Mundial de 1954, es la única anfitriona que recibe siete goles en un partido.

BRASIL VS. ALEMANIA
– Brasil no perdía como local en un partido oficial desde la Copa América de 1975, cuando Perú le ganó por 1-3. Llevaba 62 partidos sin perder jugando en casa.

– Es la mayor goleada registrada en una semifinal de un Mundial. Ninguna selección había marcado siete goles en una semifinal.

– Brasil no perdía una semifinal de un Mundial desde 1938, cuando cayó por 2-1 ante Italia, que a la postre sería campeona del mundo. Las seis siguientes las ganó (5-2 ante Francia en 1958, 4-2 ante Chile en 1962, 3-1 ante Uruguay en 1970, 1-0 ante Suecia en 1994, 0-0 y 4-2 en penaltis ante Holanda en 1998 y 1-0 ante Turquía en 2002).

– Es la segunda vez que a Brasil le marcan cinco goles o más en un partido de un Mundial. En 1938 Polonia perdió por 6-5 ante la canarinha en los octavos de final.

– Alemania jamás se había ido al descanso con una ventaja de cinco goles.

– Solo Zaire y Haití, en el Mundial de 1974, se fueron al descanso con idéntico resultado. Zaire ante Yugoslavia y Haití ante Polonia.

– Nunca un equipo campeón del mundo había recibido semejante goleada en un Mundial.

BRASIL VS. ALEMANIA

De la tristeza a la violencia

Tanto en la grada del Estadio Mineirão como en los hogares y bares de Brasil se vivió el partido con mucha angustia. Nadie se podía creer lo que estaba viendo y de la decepción se pasó al salvajismo. En Sao Paulo incendiaron dos autobuses de la red de transporte público y saquearon un comercio de electrodomésticos; en Recife la policía se vio obligada a utilizar gases lacrimógenos; en Río de Janeiro al menos 12 personas fueron detenidas por incidentes en la playa de Copacabana y una persona falleció en un tiroteo; en Belo Horizonte hubo peleas que terminaron con 12 detenidos; y en Salvador de Bahía la cosa no terminó mucho mejor porque la policía tuvo que evitar varios intentos de asalto colectivo.

Un final cruel celebrado por muchos brasileños

Brasil Alemania 4
Este es el final del Mundial para Brasil, que todavía tendrá que jugar el partido de consolación para lavar su imagen, si es que se puede lavar un 1-7 en casa. La derrota fue catastrófica, pero mucho peor ha sido el balance de víctimas que nos deja este Mundial: 8 obreros muertos durante la construcción de un estadio y dos personas muertas por culpa del derrumbe de un viaducto. Todo eso por las prisas de construir los estadios y las infraestructuras de un Mundial que la mayoría de brasileños rechazaba. Las prioridades son la sanidad, el transporte público, el acceso a la vivienda y la educación. El deporte no es una prioridad, y de eso también deberían darse cuenta en Madrid, donde no se cansan de gastarse dinero público para presentarse a unos Juegos Olímpicos que no tocan teniendo en cuenta que hay mucha gente que no puede comer y no tiene hogar, mientras la sanidad se privatiza y la educación pasa a ser cosa de ricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *