Bale, ¿tú vales 100 millones de euros?

Gareth Bale celebrando un gol
Gareth Bale llegó al Real Madrid procedente del Tottenham Hotspur el 1 de septiembre de 2013, que es cuando se hizo oficial su fichaje. Florentino Pérez desembolsó su cartera y puso sobre la mesa unos 100 millones de euros, cantidad que intentó rebajar sin éxito, ya que Daniel Levy, el máximo mandatario de la entidad londinense, no se quería desprender de su principal activo a cualquier precio.

Tras varias semanas de intensas negociaciones, el galés fue presentado en el Palco de Honor del Santiago Bernabéu por todo lo alto. Acababa de nacer la BBC, siglas con las que se denomina al tridente formado por Bale, Benzema y Cristiano.

Un notable a secas sabe a poco

Desde entonces no lo ha hecho rematadamente mal, desde luego. Es un jugador con mucho nivel y no se puede decir que haya fracasado. Ahora bien, es discutible que haya costado tanto dinero, porque su rendimiento no ha sido ni mucho menos el esperado por los más optimistas. Teniendo en cuenta que por él pagaron más dinero que por Cristiano Ronaldo, es evidente que no ha sido una inversión muy positiva, aunque también es verdad que los precios de mercado están cada vez más inflados.

Gareth Bale camiseta roja

El Bale del año pasado era mejor

La temporada pasada, la de su aclimatación a la liga española, se zanjó con 44 partidos, 22 goles y 17 asistencias, lo que equivale a decir que marcó un gol cada dos partidos. Cifras en mano no está nada mal, sobre todo si tenemos en cuenta que marcó el gol decisivo en la final de la Copa del Rey ante el Barça y el tanto que adelantó a los blancos en la final de la Champions League ante el Atlético de Madrid.

Esta temporada las cosas han cambiado para peor. Lleva 37 partidos disputados entre todas las competiciones, ha marcado 14 goles y ha repartido 8 asistencias. El promedio goleador en la 2014-2015 es de 0,37 goles por partido.

Le falta compromiso y un ápice de calidad

Dejando a un lado los números, que siempre importan, lo que más le preocupa al aficionado blanco es su actitud. No es de los que se deja la piel en el campo cada fin de semana, y eso que tiene cualidades físicas más que suficientes como para recorrer muchos kilómetros domingo sí y domingo también. El otro tema que disgusta es su falta de calidad, porque Bale corre mucho y lanza muy bien las faltas, pero no es un malabarista del nivel de Benzema, Isco o Cristiano, lo cual no quiere decir que se sitúe al nivel de Álvaro Arbeloa. Que nadie se confunda.

Gareth Bale Champions

El United sigue tras sus pasos

Veremos qué es lo que ocurre con él. La afición no está contenta con su rendimiento y es uno de los señalados junto a Iker Casillas cuando los resultados no acompañan. Por eso el de Cardiff no vería con malos ojos volver a la Premier League para defender la camiseta del Manchester United, que es el club que ha mostrado más interés por él. Si todavía están dispuestos a pagar 65 millones de euros más David de Gea por él, Florentino debería dar el “sí quiero” y preparar papel y un lazo de regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.