Ben Yedder gusta al Barça

Ben Yedder
El Barça no podrá fichar hasta enero de 2016 por culpa de aquella sanción que también afectó al Chelsea en su día. Sin embargo, la secretaría técnica sigue trabajando con Andoni Zubizarreta al mando, y por el momento suenan nombres como el de Wissam Ben Yedder, un joven futbolista del Toulouse que mide 1,70 metros de altura y puede jugar en cualquier posición ofensiva partiendo desde el centro del campo.

Varios ojeadores del club le han espiado durante los últimos meses para comprobar si se trata de un jugador válido o no. De momento no han contactado ni con su representante ni con los directivos del club francés, pero le van a seguir de cerca para ir a por él cuando la sanción expire.

Su trayectoria

Debutó como profesional el 16 de octubre de 2010 ante el PSG, pero su rendimiento no convenció al que por aquel entonces era el primer entrenador del Toulouse, así que tuvo que conformarse con jugar en el filial. En esa temporada solo jugó cuatro partidos con la primera plantilla y en la siguiente tuvo que conformarse con nueve apariciones. Sin embargo, en la temporada 2012-2013 explotó y un año después volvió a repetir como uno de los mejores de la Ligue 1.

Ben Yedder celebrando un gol

Le va la marcha

Todavía no ha sido internacional absoluto con Francia, pero sí sabe lo que es jugar con la Sub-21. Eso sí, no guarda un gran recuerdo de su paso por esa categoría inferior, ya que en octubre de 2012 fue sancionado por la Federación Francesa de Fútbol. ¿El motivo? Se fue de juerga tres días antes de un partido trascendental junto a Yann M’Vila, Antoine Griezmann, Chris Mavinga y M’Baye Niang. Perdieron por 3-5 y no se clasificaron para jugar la Eurocopa Sub-21 de 2013, por lo que fue suspendido de toda convocatoria hasta el 31 de diciembre de 2013.

¿Al filial? Imposible

Lo que más me extraña es que se esté hablando de él como posible refuerzo del Barça B en 2016. Tendrá 26 años y será demasiado veterano como para tener que jugar en Segunda División compartiendo vestuario con jóvenes promesas de 18, 19 o 20 años. Es evidente que jamás aceptaría una propuesta de ese calibre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *